Cobrar un sueldo en «negro» puede suponer un problema para el trabajador
Cobrar un sueldo en «negro» puede suponer un problema para el trabajador - FOTOLIA

Los peligros de cobrar «en negro»

Los trabajadores que no estén dados de alta en la Seguridad Social no pueden optar a determinados derechos laborales

MadridActualizado:

Según los últimos estudios, alrededor de dos millones de españoles cobran su sueldo en «B» o en «negro». Entre las razones para hacerlo, una buena parte de los trabajadores asegura que de esta forma logra un sobresueldo complementario a su salario regular, mientras que otros optan por esta posibilidad para seguir cobrando una prestación por desempleo. Sin embargo, esta práctica conlleva algunos riesgos.

Desde la red social de empleo Infojobs han elaborado una lista con las complicaciones que puede suponer estar cobrando en «B». Para ello, Javier Echeburúa, abogado especializado en Relaciones laborales, asegura que «al obtener ingresos extra sin declarar y, en su caso, al seguir cobrando el paro, siempre va a resultar más perjudicial llevar a cabo este tipo de prácticas».

Para empezar, la prestación de desempleo se genera y cobra por días naturales. Por ello, cada día que se cotice será un día más que se cobre la prestación por paro.

Además, se nos puede exigir reingresar el paro cobrado sin necesidad. En caso de que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social realice una inspección en el centro donde se presten servicios en «B», se podrá pedir esta reclamación. También se puede generar un procedimiento sancionador si se aprecia que este cobro es voluntario y pactado con el empresario.

Esta práctica se puede considerar delito. Según Echeburúa, desde principios del año 2013 se ha introducido en el Código Penal el delito por fraude a la Seguridad Social, que también afecta a los trabajadores. «Sin que se haya establecido un importe mínimo a defraudar para considerar la existencia de delito», asegura el abogado.

Menores prestaciones

Con independencia de cobrar o no el paro, existen determinados problemas que están ligados al sueldo en «negro». Al no estar dado de alta en la Seguridad Social, se pierden los derechos en caso de despido. No se puede acreditar el impago de salarios si lo hubiera ni se tiene derecho a prestación, por ejemplo.

Asimismo, en caso de sufrir un accidente laboral o tener que pedir una baja por incapacidad, no se cobrará el subsidio correspondiente y, lo que agrava la situación, el empresario tampoco tendrá la necesidad de pagar el salario de los días en los que no se acuda a trabajar.

De la misma manera, si una parte del salario está pagado en «B», las indemnizaciones por despido, por finalización de contrato o por rescisiones voluntarias serán menores. Así como, en su caso, unas pensiones de invalidez y jubilación de menor cuantía.