Francina Armengol, presidenta de Baleares
Francina Armengol, presidenta de Baleares - EFE

La patronal de pisos turísticos culpa a Armengol del actual clima de «turismofobia» en Baleares

El Ejecutivo regional rechaza las acusaciones hechas por el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos

Palma de MallorcaActualizado:

El presidente de la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur), Tolo Gomila, ha denunciado este viernes que las formaciones que apoyan al Ejecutivo que preside la socialista Francina Armengol son «fuerzas políticas radicales» y de «corte populista». En ese sentido, el PSOE y sus aliados en esta legislatura, MÉS por Mallorca, MÉS por Menorca y Podemos, serían parcialmente responsables del clima de «turismofobia» detectado en Baleares en los dos últimos años.

Gomila ha hecho estas afirmaciones en Palma, durante su participación en el Foro Preferente 2018, que se ha celebrado en el Gran Hotel Meliá Victoria de la capital balear. El presidente de Fevitur ha intervenido en la mesa redonda que se ha llevado a cabo bajo el epígrafe de «¿Saturación turística o exceso de celo?: La turismofobia, a debate». En opinión de Gomila, los responsables de la turismofobia serían la «sociedad civil», las «políticas populistas» y la «irresponsabilidad» de la clase política. En relación a esta última, ha acusado al PSOE de «aliarse hasta con el diablo para poder gobernar» y al PP de «no velar por el interés general».

En ese contexto, Gomila ha equiparado además a Baleares con Cataluña. «Las dos tienen un denominador en común», ha dicho, para añadir: «Y es que hay unas fuerzas políticas radicales y de corte sensacionalista y populista que gobiernan esas dos comunidades autónomas». Asimismo, ha sido crítico con las entidades que en estos últimos meses han llevado a cabo diversas concentraciones y protestas contra la supuesta «saturación» turística que existiría en el Archipiélago. «Aquí lo que hemos hecho es que a cuatro descerebrados les hemos dado altavoz mediático», ha sentenciado. Por otra parte, Gomila ha defendido la necesidad de una regulación a nivel nacional del alquiler turístico.

«No somos radicales»

Por su parte, la portavoz adjunta del Gobierno balear y consejera de Servicios Sociales, la ecosoberanista de MÉS por Mallorca Fina Santiago, ha rechazado las críticas hechas por Gomila y ha afirmado que el Ejecutivo autonómico no es radical. «Este es un gobierno elegido por los ciudadanos de nuestra comunidad autónoma y no nos consideramos en absoluto radicales», ha indicado. «Yo creo que son las declaraciones de este señor las que llaman la atención y que están poniendo el acento en un tema que siempre nos ha preocupado y que nos preocupa —la turismofobia—, pero en el que se está creando un alarmismo que no debería haber», ha añadido.

Cabe recordar que dos de los episodios más importantes de «turismofobia» vividos en Baleares tuvieron lugar el pasado año. Así, el 22 de julio de 2017 diversos activistas de Arran, formación juvenil independentista vinculada a la CUP, lanzaron confetti en el interior de un restaurante palmesano y encendieron bengalas en el exterior. Durante el ataque, los jóvenes que participaron en el mismo desplegaron varias pancartas, con mensajes como «Tourism kills Mallorca» («El turismo mata Mallorca») o «Aquí s'està lliurant la lluita de classes» («Aquí se está librando la lucha de clases»).

Un mes después, en agosto del pasado año, simpatizantes de Arran, Endavant Mallorca y Joves del GOB protagonizaron otro acto de «turismofobia». En concreto, pegaron más de mil adhesivos en coches de alquiler aparcados en diferentes puntos de la isla, con lemas como «Aquest cotxe sobra» («Este coche sobra»).