Parón de la era Sánchez, lo que mal empieza mal acaba

El descenso del paro registrado en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo sufrió el pasado mes de marzo una brusca desaceleración al pasar de las 47.697 personas suprimidas de las listas en marzo de 2018 a las 33.956 del pasado mes

María Jesús Pérez
MadridActualizado:

Algo «se olían» en casa Valerio ayer y la dueña del Cortijo se aventuraba a explicarlo para apaciguar por si acaso los ánimos de hoy: «la economía española tiene un paro muy estacional, marzo es un mes 'complicado' y este año además la Semana Santa se celebra en abril, al contrario de lo que ocurrió en 2018».

Vale, pues ya está, recibido. Las cifras de hoy había que interpretarlas como dice la ministra. Bueno pues... no del todo. Las cifras son las que son, y ya empezamos a notar la era de los despropósitos del Doctor Sánchez y sus acólitos.

Así, el descenso del paro registrado en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo sufrió el pasado mes de marzo una brusca desaceleración- sí, brusca- al pasar de las 47.697 personas suprimidas de las listas en marzo de 2018 a las 33.956 que salieron del registro el pasado mes. En total, son 167.467 personas menos en desempleo respecto al mismo mes del año pasado, cuando la reducción del paro en 12 meses alcanzaba unos ritmos muy superiores, de 279.766 personas. Es el peor dato registrado desde 2014.

También, en contra, un dato que se repite por tercer mes consecutivo, que deja en evidencia las dudas que empiezan a despertar en nuestros empresarios a la hora de contratar, el «no vaya a ser que esto cambie y me encuentre con sorpresas»: la contratación indefinida desciende, precisamente a las puertas de la primera cita con las urnas en el festival de elecciones que tenemos por delante los españoles este año. Demasiada incertidumbre me temo.

Además, ¡ojo! que hay otras cifras termómetro que nos advierten de esos mismos temores que flotan en el ambiente: se enfría el crecimiento de autónomos, con también una desaceleración en la afiliación del colectivo: crecen en 14.425 autónomos en marzo, el peor dato desde 2013.

Lo dicho, las rebajas «sanchistas» se adelantan a un mes en el que también están de capa caída las contrataciones de otro tipo, las del cierre de viajes que realizan alemanes y británicos de cara a las vacaciones. Brexit y desaceleración económica hacen sus estragos en nuestros vecinos y la falta de sus visitas futuras hará que uno de los principales motores económicos de España nos empiece a dar disgustos... porque sin turistas tampoco habrá empleo en épocas en las que los datos de paro son tradicionalmente mejores.

¿A alguien le extraña que lo que mal empieza mal acaba?

María Jesús PérezMaría Jesús PérezRedactora jefeMaría Jesús Pérez