Las oficinas  de paro alemanas han mostrado una gran actividad en 2002REUTERS

El paro en Alemania alcanzó máximos de hace cinco años al incrementarse en cerca de 200.000 personas

El número de parados en Alemania ascendió en el último mes de 2002 al 10,1% de la población activa, por lo que ya hay más de 4,16 millones de desempleados

R. VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL
Actualizado:

BERLÍN. El número de desempleados en la República Federal alemana alcanzó una tasa el pasado mes de diciembre de 2002 del 10,1%, una cifra máxima en los últimos cinco años, según informa la oficina federal de empleo en Nüremberg.

Con 28.000 nuevos trabajadores registrados en el paro, en diciembre el paro total ajustado (medido por el Banco Central alemán) alcanzó los 4,167 millones de personas, el nivel más alto desde el último año de Helmut Kohl en la Cancillería; el no ajustado a las fluctuaciones estacionales alcanzó los 199.300 hasta sumar 4,225 millones.

Las razones principales de este aumento del desempleo fueron la caída del consumo interno y la coyuntura internacional, según justificaron fuentes gubernamentales.

La media de paro en 2002 fue de un 9,8%, esto es 4,06 millones de trabajadores, 0,4 puntos más que en 2001. En términos de la UE, el desempleo medio fue de un 8,2, medio punto más que en el ejercicio anterior.

El desempleo seguirá aumentando

El jefe de la oficina de desempleo, Florian Gerster, advirtió en rueda de prensa de que el desempleo ascenderá aún hasta los 4,5 millones en los próximos meses y dijo no ver un claro giro en la tendencia.

Algunos expertos explicaban ayer a los medios de comunicación que el paro no empezaría a aflojar antes del segundo semestre de 2003.

Estas previsiones, unidas al declive continuado en 2001 y 2002, con un aumento de más de 600.000 parados y un crecimiento económico siempre inferior al 0,5%, puede terminar constituyendo uno de los peores ciclos de la economía germana en muchos años sin que aparezca aún luz al final del túnel.

Diferencias territoriales

La diferencias territoriales siguen manteniéndose y mientras el desempleo en el oeste (la antigua RFA, la zona más industrializada y poblada del país) la tasa de paro alcanzó a finales de diciembre el 8,2% al sumarse 20.000 nuevos desempleados, en el este (la ex RDA) quedó situada en el 18,4%, más del doble que en el oeste.

La mala noticia sobre el paro coincide también con el escaso crecimiento de las dotaciones presupuestarias para el desempleo y los planes de recorte que se ha fijado el Gobierno de Berlín para corregir el incontenible gasto público, con el objetivo de alcanzar un déficit y un presupuesto aceptables para la Unión Europea en 2003, tal y como se comprometió el ministro de Finanzas el día anterior.

La oficina federal de empleo dijo tener previsto equilibrar por primera vez sus cuentas este año, siempre y cuando el crecimiento económico alcance el 1,5% previsto por el Ejecutivo presidido por Gerard Shröder, un pronóstico que parece ser discutido desde todos los partidos políticos y sociales y podría ser revisado a la baja a corto plazo.

Demanda interna, lo peor

La economía alemana se está viendo lastrada por una demanda interna muy baja. Florian Gerster dijo que «el consumo interno no está ayudando nada y las perspectivas de guerra y de subidas de los crudos no permiten aventurar un cambio de tornas».

Las ventas han caído ininterrumpidamente a lo largo de todo el 2002 en Alemania y las empresas buscan ansiosamente en la exportación el medio de mantenerse a flote, mientras muchas de ellas están introduciendo ya recortes de plantilla.

En los últimos doce meses, el número de desempleados se incrementó en 261.600. Gerster precisó que el retroceso de la actividad y la subida del paro son la expresión de las «debilidades coyunturales» y advirtió que el crecimiento de la economía es demasiado débil para crear empleos.

Desde el Banco Central alemán (Bundesbank), el número de parados aumentó en 28.000 personas y se situó a finales del ejercicio pasado en 4,19 millones. El número de parados creció en 208.700 personas, el primer aumentodesde 1997.

Umbral psicológico

El Gobierno alemán se ha marcado como objetivo una media de 4,1 millones de parados en 2003.

No obstante, el ministro de Economía y Trabajo, Wolfgang Clement, se mostró confiado recientemente en que el número de demandantes de empleo se situará por debajo del umbral psicológico de los cuatro millones.