Más de 200 parados limpiarán los montes quemados en la Comunidad Valenciana
Incendio en la sierra de Atamaría, en Cartagena - ANTONIO GIL
ECONOMÍA

Más de 200 parados limpiarán los montes quemados en la Comunidad Valenciana

Los desempleados que se nieguen serán sancionados con la pérdida de tres meses de prestación y hasta la extinción total

MADRID Actualizado:

Más de 200 parados de la Comunidad Valenciana están a la espera de la correspondiente notificación municipal para conocer el lugar donde desempeñarán tareas de limpieza en los montes arrasados por las llamas este verano y que suman más de 50.000 hectáreas.

Tragsa, la empresa encargada por la Generalitat valenciana para realizar estos trabajos, ya ha encargado a la Sociedad de Prevención de Muprespa que lleve a cabo los correspondientes reconocimientos médicos a los parados preseleccionados para empezar a trabajar en el plazo de menos de un mes.

La Federación de Industria y Trabajadores Agrarios de UGT (Fitag) ha puesto el grito en el cielo al conocer esta decisión de la Generalitat. «En vez de aprovechar la ocasión para generar empleo en el sector forestal, pretenden utilizar parados a coste cero. Esto no hace más que reflejar la demagogia de este Gobierno, que clama a los cuatro vientos por la creación de empleo y a la hora de la verdad recurre a los parados en una especie de castigo por su situación», afirma.

Cabe subrayar que los parados están obligados a aceptar estos trabajos puesto que de rechazarlos podrían ser sancionados por falta grave y con ello podrían perder desde tres meses de prestación hasta la extinción total de la misma.

Fitag-UGT destaca que «parece que nadie se ha parado a pensar en las consecuencias de esta medida, enviando a desarrollar tareas forestales tales como desbrozar o manejar una motosierra a personas sin la experiencia y la formación adecuada, que se podría traducir en una alta accidentabilidad y la puesta en riesgo la salud de los parados seleccionados para esas labores».

Por último, este sindicato recuerda que «es curioso que esto suceda en una comunidad en la que al mismo tiempo se está llevando a cabo un expediente de regulación de empleo en la empresa pública dependiente de la Generalitat encargada de la gestión medioambiental, Vaersa, que afectará a unos 350 trabajadores. Podría darse incluso la posibilidad de que el gobierno regional recurriese a parados procedentes de esa misma empresa, o incluso de Tragsa, buscando con ello el gratis total».