El presidente de la OPEP, Khelil Chakib (izquierda), junto al secretario general de la organización, Alí RodríguezReuter

Los países industrializados temen otra ralentización económica si siguen los recortes de crudo de la OPEP

El recorte de producción de petróleo aprobado por la OPEP esta semana no ha repercutido de momento en los precios del crudo y sus derivados. Sin embargo, el esperado encarecimiento de estos productos básicos acentuará el estancamiento de la economía estadounidense y ralentizará la de los países más industrializados, como Japón y la Unión Europea.

MADRID. ABC
Actualizado:

Han transcurrido pocos días desde que acabara en Viena la 113 Conferencia de la OPEP y los precios del petróleo se mantienen sobre los 25 dólares el barril. El recorte de producción acordado (1,5 millones de barriles diarios) ya había sido descontado por los mercados, de ahí su casi nula repercusión hasta ahora.

No obstante, distintos actores del sector dicen que lo peor está por venir. Aunque el estancamiento de la economía estadounidense y la llegada de la primavera ocasionará en los próximos meses un descenso de la demanda de crudo e Irak ha comenzado a producir más tras un parón en sus exportaciones, el recorte de producción de la OPEP haría subir el precio del petróleo.

OTRO RECORTE

Además, existe la amenaza de la OPEP de volver a recortar su producción en marzo en otro millón de barriles al día si el precio se sitúa por debajo de su objetivo de 22-28 dólares el barril.

Otros expertos dicen que el recorte no debería ocasionar un incremento de los precios durante el primer semestre del año. La evolución del segundo semestre dependerá del crecimiento de la economía mundial.

MÉXICO PUEDE SUMARSE

La situación podría agravarse si otros países que no pertenecen a la OPEP, como México, Rusia y Noruega, se suman al recorte aprobado por esa organización.

El Gobierno mexicano esperará a conocer en los próximos días los detalles sobre la reducción de la oferta de crudo de la OPEP para decidir si se suma o no al recorte, según ha afirmado su ministro de Energía, Ernesto Martens. Explicó que que el interés de México, uno de los mayores productores del mundo, es contribuir a lograr un mercado ordenado y un abastecimiento compensado con la oferta, y afirmó que México no ha incrementado las exportaciones a los 300.000 barriles diarios como se había anunciado en agosto pasado. Hay que recordar que en 1998, México, Venezuela y Arabia Saudí impulsaron recortes de la oferta mundial de crudo para elevar los precios que habían caído por debajo de los 10 dólares por barril y que afectó a los países productores.

CRÍTICAS DE EE.UU.

Mientras tanto, las reacciones al recorte de la OPEP se han sucedido en las principales economías occidentales. Estados Unidos ha calificado como un error el recorte y ha advertido de que la medida podría causar inestabilidad en el mercado mundial. «Es muy claro que se trata de un error y estamos decepcionados ante su decisión», manifestó el todavía Secretario de Energía, Bill Richardson. La semana pasada, Richardson se había reunido con varios ministros de Energía de la OPEP para convencerlos de que no llevaran a cabo el citado recorte de producción, que podría provocar una mayor desaceleración de la economía estadounidense. El Secretario de Energía manifestó que la buena noticia de la reunión de la OPEP fue el hecho de que sus miembros no decidieran reducir la producción en 2 ó 3 millones de barriles diarios, como se temía.

«Tuvimos éxito parcial, pero no suficiente como para declarar una victoria», expresó Richardson. Sin embargo, añadió que ha sido «decepcionante» que la OPEP haya decidido reducir las cuotas de producción, con lo que se reducirán los inventarios y se provocarán mayores oscilaciones en los mercados.

ESTABILIZAR PRECIOS

Por su parte, el presidente de la Asociación Japonesa del Petróleo, Keiichiro Okabe, ha dicho que, debido a la excesiva oferta del petróleo y las caídas de precios que se producen desde finales del año pasado, la menor producción «contribuirá a estabilizar los precios durante algún tiempo».

El director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), Robert Priddle, ha manifestado también su «preocupación» por el recorte al considerar que dificultará la reconstrucción de las reservas de los países consumidores y acentuará la volatilidad del mercado. No obstante, Priddle descartó que la reducción de la producción oficial del cártel en 1,5 millones de barriles diarios, hasta situar el total en 25,2 millones al día, dispare los precios de la materia prima en los mercados internacionales, debido al fin del invierno en el hemisferio Norte.

EXPORTACIONES DE IRAK

El incremento de las exportaciones iraquíes y la producción de crudo de los otros 10 miembros por debajo del objetivo oficial de 26,7 millones de barriles diarios son otras razones que apunta la agencia como «elementos moderadores de precios».

Irak no participa en las cuotas de la OPEP en virtud del embargo decretado por Naciones Unidas hace 10 años, cuando invadió Kuwait.

Aún así, Priddle considera que «esfuerzos unilaterales de este tipo para establecer precios de mercado simplemente agravan su volatilidad» e insistió en que tras la bajada del techo de la producción, la principal inquietud de la AIE sigue siendo la reconstrucción del nivel de reservas energéticas, que «sigue estando bajo».

La Comisión Europea considera «deplorable» la reducción de la producción decidida por los países de la OPEP y expresó su temor de que vuelvan a producirse presiones inflacionistas.

El portavoz de la comisaria europea de Energía y Transportes, Loyola de Palacio, ha dicho que se trata de una decisión «prematura» y de una magnitud «muy importante».

Este drástico recorte, cuando los precios se situaban en torno a los 26 dólares por barril, ha truncado el optimismo que se respiraba en las últimas semanas en Bruselas, gracias a la recuperación del euro y la confirmación de un crecimiento estable en la UE, en oposición a la ralentización que empieza a experimentar Estados Unidos.

Los efectos de una escasez de petróleo son especialmente temibles sobre la inflación de la zona euro, que se sitúa ya en el 2,4 por ciento en la zona euro, por encima del 2 por ciento fijado por el BCE.

El portavoz de De Palacio señaló que «la OPEP parece que tiene problemas para dominar un mercado que esencialmente especulativo», indicando que este tipo de decisiones no tiene un efecto directo sobre los mercados sino que éstos reaccionan a menudo por el «efecto político» de estos anuncios.

RESERVAS DE LA UNIÓN EUROPEA

La vicepresidenta de la Comisión y titular de Energía y Transportes presentará en las próximas semanas a los ministros de Energía de los Quince una propuesta para que la UE se ocupe de la gestión de una parte de las reservas de petróleo y gas que poseen los Estados miembros. Además, seguirá promoviendo las medidas contenidas en el Libro Verde para el suministro energético en la UE, como la diversificación de fuentes, la promoción de las energías renovables y el ahorro y la eficacia energética.

En España, el secretario general de la Asociación de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), Aurelio Ayala-Tomás, ha asegurado que el recorte «no es una noticia especialmente buena para la economía mundial» y «no favorece la continuidad en la tendencia a la bajada de los carburantes en España».

Ayala-Tomás señala que la influencia de esta decisión en el repunte de la inflación en la economía mundial «dependerá de cómo se comporte la demanda de energía y el invierno». En este sentido explicó que si la economía sigue creciendo a un ritmo alto y lo que queda de invierno es duro, puede incrementarse esta influencia.

Añadió, además, que el impacto inflacionista también dependerá de que el mercado «haya descontado la retirada de los barriles o no» ya que esta decisión de la OPEP «se esperaba, no ha sido ninguna sorpresa».

Ayala-Tomás también se refirió a la posibilidad de que la OPEP dictamine un nuevo recorte en la producción de petróleo.

En su opinión, se trata de «un indicador a los mercados» de que esta organización está dispuesta a seguir disminuyendo la producción.

Por último, el secretario general de la AOP no quiso precisar en qué niveles podría situar