Representantes de la patronal y sindicatos, justo antes de la reunión de hoy - Isabel Permuy
UN ACUERDO HASTA 2020

Empresarios y sindicatos pactan tres años de subidas salariales de hasta el 3%

Al alza recomendada del 2% se une un 1% adicional en función de beneficios, productividad y absentismo, además de mil euros de convenio en año y medio

MadridActualizado:

Empresarios y sindicatos han sellado un principio de acuerdo salarial hasta 2020 que incluirá una subida en torno al 2% más otro 1% adicional en función de beneficios, productividad y absentismo, un problema que en 2017 costó a España 76.000 millones. Así lo han acordado el presidente y vicepresidente de la CEOE, Juan Rosell y Antonio Garamendi y los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez en la reunión que han mantenido hoy.

El preacuerdo además recomienda un sueldo mínimo de convenio para aquellas empresas que estén en beneficios en 2020. Para ellas el límite se sitúa en mil euros mensuales, 14.000 euros anuales, en línea con la subida del salario mínimo ese año fijado en 736 euros mensuales en 14 pagas, cantidad que se elevará a 773 euros mensuales en 2019 si la economía española continúa creciendo por encima del 2,5%, y llegará a 850 euros mensuales en 2020 si se mantiene la misma buena evolución del PIB.

Ese sueldo de mil euros será, por tanto, «una recomendación», ya que cada cada compañía y cada sector tienen autonomía para llevar a cabo la revisión salarial que pacten la empresa y los trabajadores en función de sus circunstancias particulares.

Cláusula salarial, solo recomendación

En el IV Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC) que marcarán la firma de los convenios entre 2018 y 2020 da libertad a las empresas para que apliquen una cláusula de revisión salarial en los convenios cuando la inflación supere a final de año al aumento aplicado a los sueldos. La idea es que las empresas realicen una mención genérica en los convenios sobre este asunto en la medida en que la evolución de los beneficios lo permita. Este ha sido uno de los asuntos más polémicos. Una redacción muy medida es la que ha permitido el preacuerdo.

Negociación con el Gobierno

El pacto incluirá alusiones a materias que tendrán que ser objeto de negociación con el Gobierno. Es el caso de la ultraactividad, limitada a un año por la reforma laboral. La voluntad de recuperar esa ultraactividad, y el protagonismo de los convenios sectoriales por encima de los de empresa son peticiones que reclaman las centrales y que comparte el Ejecutivo, cuyo apoyo es necesario para modificarlos. Antes de la reforma laboral la vigencia de los convenios se prorrogaba de forma automática hasta que se firmaba un nuevo marco laboral, lo que daba cierto poder a los sindicatos para negociar.

También están sobre la mesa una reformulación laboral sobre las subcontratas, además de nuevos instrumentos de ajuste laboral para aplicar en tiempos de crisis, como ocurre en Alemania. Su modelo está basado en regulaciones de empleo temporales o reducciones de jornada que vaya acompañado de una prestación similar a la de empleo, pero que no agote la prestación del paro.

Mañana, junta direciva de CEOE

El principio de acuerdo aún debe ser ratificado por las bases de cada organización. La CEOE celebra mañaña su junta directiva y su comité ejecutivo, donde someterá a debate el acuerdo. Mañana CC.OO. también tiene previsto comenzar la ratificación del texto que se negocia y UGT optará por someter el texto a un proceso participativo de sus bases que puede prolongarse hasta bien entrado el mes de julio.

Sindicatos y empresarios llevan alrededor de un año y medio en negociaciones intermitentes para alcanzar el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva. El año pasado se levantaron de la mesa por estas mismas fechas sin pacto y el vigente venció el 2017.

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, se mostró esta mañana convencida de que las partes se pondrían de acuerdo en el que será el primer gran pacto social del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. Recalcó la ministra la importancia de este entendimiento que servirá además para «elevar las cotizaciones a la Seguridad Social» y «mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras», apuntó.