(De izda a dcha) Andrew Wyatt, Anthony Rossomando, Mark Ronson y Lady Gaga posan con el Oscar a la Mejor Canción Original por «Shallow» durante la 91 Ceremonia de los Oscar
(De izda a dcha) Andrew Wyatt, Anthony Rossomando, Mark Ronson y Lady Gaga posan con el Oscar a la Mejor Canción Original por «Shallow» durante la 91 Ceremonia de los Oscar - EFE

Los Oscar: un negocio redondo para actores, joyeros y la economía de Los Ángeles

Solo la nominación puede suponer para el actor o actriz agraciada ganar un 20% más en el siguiente papel, y que la película facture un 150% más tras la ceremonia

MadridActualizado:

Los Oscar son un auténtico escaparate, no solo de glamour sino una inyección económica para cualquier actividad que lo rodea. Porque el «Tío Oscar» siempre ha sido mucho más que cine. Solo la nominación puede suponer empezar a hacer caja: Los datos que maneja el comparador de seguros Acierto.com apuntan en esta dirección. Si bien las rutilantes estrellas que se hacen con la estatuilla no reciben una compensación económica, la estatuilla está valorada en 657 euros, la nominación ya puede suponer ganar un 20% más en el siguiente papel. Además de incrementarse la facturación hasta un 150% tras la ceremonia.

Es importante tener en cuenta que solo en el envío de DVDs para los académicos que votan estos premios, los productos se llegan a gastar 250.000 euros. Además de la correspondiente campaña de difusión y la publicidad.

Otro de los beneficios económicos tiene que ver con los anuncios. La contratación de uno de 30 segundos durante la gala ronda los 2 millones de euros. La ceremonia también impacta sobre la economía local (Los Ángeles), que se estima de al menos 60 millones de euros -productoras, actores, invitados y demás gastan en restaurantes, hoteles, etc... Solo en limusinas el gasto se ha calculado en 1,5 millones de euros, estiman desde Acierto.com.

44 millones de euros en joyas

La alfombra roja también ha servido de escaparate para diamantes, rubíes, pendientes, anillos y otros accesorios que han conformado un completo vestuario, en el que las celebridades se han llegado a gastar en alguno de los look que han desfilado más de 44 millones de euros.

Tal es el caso de Lady Gaga, una de las triunfadoras de la noche tras alzarse con el Oscar a la Mejor Canción Original, llevó un collar que podría rondar los 26,4 millones de euros. En cualquier caso, lo que lucía la cantante era el diamante Hope de Tiffany`s que vistió la mismísima Audrey Hepburn en la promoción de «Desayuno con Diamantes». Una joya de 128,54 kilates, más de 80 facetas radiantes y 141 años de antigüedad; y uno de los diamantes amarillos más grandes del mundo. Aparte lucía pendientes a juego.

Se da la circunstancia de que Hepburn lo lució en 1961 engarzada en una gargantilla, antes de pasar a ser un collar en 2012 por el 175 aniversario de Tiffany`s . De esta forma se superaba a la joya más cara vestida hasta el momento en los Oscar, la que llevó Gloria Stuarte en 1998 y que estaba valorada en 16 millones de euros. También destacó el collar de diamante de Lucida Start que vistió Anne Hathaway en los Oscar 2011, cuyo valor alcanzaba los 8 millones de euros.

¿Qué ocurriría si se perdiera alguna de las estatuillas? Se encuentran aseguradas, afortunadamente y cuando son trasladados a las residencias de los actores se toman las máximas medidas de seguridad.

Asegurar joyas no es solo de celebrities

En cualquier caso y tal y como explica el comparador de seguros Acierto.com, cualquiera puede asegurar sus joyas. De hecho, si tienes unas que excedan determinado valor, es probable que tengas que declararlas aparte (en el seguro de hogar). Es el caso, por ejemplo, de que sobrepasen los 3.000 euros o el 10% del contenido asegurado.

Los expertos de esta web han recordado que en estos casos se suelo acudir a un profesional para que las tase y calcule el valor de cada pieza. Una tasación que debería incluir una descripción específica, el tamaño de la gema, los metales de los que está hecha, etcétera. Además de especificar si están guardadas o no en una caja fuerte, de tal forma que en caso negativo la póliza podría suponer 80 euros más . Si el valor excede de los 6.000 euros en España se piden fotografías para acreditar su existencia.

En caso de robo, la compañía suele indemnizar por el valor estimado o declarado, teniendo en cuenta si efectivamente estaba guardada en una caja fuerte tal y como se declaró. De cualquier modo, los expertos han recomendado en estos casos revisar las condiciones de la póliza al detalle antes de contratar.