El director de General Motors Europa, Carl-Peter Forster, durante la presentación a los medios del plan de futuro de Opel en Ruesselsheim,/ Efe
El director de General Motors Europa, Carl-Peter Forster, durante la presentación a los medios del plan de futuro de Opel en Ruesselsheim,/ Efe

Opel se separa de General Motors para asegurarse la ayuda financiera europea

EFE |
FRÁNCFORTActualizado:

El fabricante automovilístico Opel se separará de su matriz estadounidense General Motors (GM) para asegurarse la supervivencia, pero mantendrá sus lazos con la firma de Detroit en el área de investigación tecnológica y uso de patentes. "Todas las actividades europeas de Opel se realizarán a partir de una sociedad anónima independiente y de acuerdo al derecho europeo", según ha anuinciado el presidente del consejo de supervisión de Opel y máximo responsable de GM Europa, Carl-Peter Forster.

La separación de Opel tras ochenta años de relación con General Motors es la clave del plan de futuro acordado por el consejo en una reunión urgente celebrada en Rüsselsheim y pactado previamente con General Motors. El plan no prevé el cierre de plantas en Europa, el gran temor de los 56.000 trabajadores que emplea la compañía en ese continente, y tampoco despidos forzosos. "Apoyamos este plan de futuro porque perfila una empresa con un gran potencial", ha afirmado el presidente del comité de empresa de Opel, Klaus Franz.

Forster ha explicado que esta transformación jurídica y de negocio se debe a "que las dificultades de General Motors se han visto acentuada por la crisis del sector, lo que hace imposible que pueda prestarnos la ayuda que Opel requiere".

No obstante, hasta que la nueva sociedad se desarrolle y pueda diseñar sus propios productos, mantendrá un cierta vinculación con la firma de Detroit para mantenerse al día en los nuevos desarrollos. "Contar a nivel tecnológico con un gran consorcio es una ventaja",ha subrayado el responsable de General Motors Europa, quien ha informado que la nueva empresa parte con una necesidad de capital de 3.300 millones de euros, que no deberá asumir en solitario el Gobierno alemán, ya que incluye todo el negocio europeo.

Forster ha dejado así la puerta abierta a un reparto de la carga, ya sea en liquidez o en garantías del Estado, a los países donde Opel está presente, entre ellos España, o incluso a la UE. "Opel será una empresa europea y yo lo veo como una cosa de a Veintisiete", ha apuntillado Forster en referencia a los miembros de la Unión. La conversión de Opel en una sociedad anónima hace posible la participación en la misma de inversores privados.

Informarán al Gobierno

Según ha informado el diario 'Financial Times Deutschland', el consorcio Daimler estaría interesado en adquirir una de las plantas de Opel en Alemania, concretamente la de Eisenach (este). Esa planta, fundada en 1992, cuenta con una plantilla de 1.700 trabajadores, la más pequeña de Opel en Alemania, y en ella se realiza parte del montaje del modelo Corsa.

Forster informará telefónicamente del plan de futuro de Opel al ministro de Economía alemán, Karl-Theodor zu Guttenberg, y el lunes lo presentará oficialmente al Gobierno. Guttenberg lo discutirá durante el fin de semana con los primeros ministros de los Estados federados de Hessen, Renania del Norte Westfalia, Renania Palatinado y Thüringen, donde se ubican las cuatro plantas de Opel en Alemania.

Opel también formará parte de las conversaciones del consejo extraordinario que mantendrán el domingo en Bruselas los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea.