El excomisario de Asuntos Económicos europeo Olli Rehn en una imagen de archivo
El excomisario de Asuntos Económicos europeo Olli Rehn en una imagen de archivo - AFP

Olli Rehn considera que el rescate bancario fue «crucial» para recuperar la confianza en España

El excomisario y actual ministro de Finanzas de Finlandia ha destacado la grave crisis de confianza que sufrió la economía española en 2011 y 2012

MADRIDActualizado:

El excomisario de Asuntos Económicos europeo Olli Rehn cree que el rescate de 41.000 millones de euros a la banca española y la posibilidad de haber podido prestar hasta 100.000 millones fue "crucial" para recuperar la confianza de los mercados en España, cuya recuperación "ha sido impresionante". Rehn ha comparecido en la Comisión del Congreso que investiga la crisis financiera y el rescate bancario y ha afirmado que la recuperación de la economía española a partir de 2013 y 2014 "sin duda tiene correlación" con el programa de asistencia financiera otorgado a la banca.

"Ha habido una vuelta a una situación de confianza gracias a un desarrollo económico sostenido y a un repunte del empleo", ha incidido.

Ha señalado que para España todas las decisiones que tomaron los ministros de economía europeos desde 2010 hasta 2012 "tuvieron una importancia capital".

El excomisario y actual ministro de Finanzas de Finlandia ha destacado la grave crisis de confianza que sufrió la economía española en 2011 y 2012 y que fue "más peligrosa" que la crisis de 2008 ya que produjo una amenaza y un deterioro a la deuda pública que se contagió a países como Italia y situó a España "al borde del abismo".

"Estábamos casi ante una crisis sistémica del euro", ha reconocido, al tiempo que ha valorado la respuesta del Eurogrupo para recapitalizar los bancos españoles bajo la condición de que cerraran las entidades con problemas y hubiera un profunda reestructuración.

Rehn ha señalado que la posibilidad de que el mecanismo de facilidad financiera para España llegara hasta los 100.000 millones de euros hizo que "los mercados se tomaran en serio el compromiso" de España ya que "la cifra estaba incluso por encima de las necesidades" de la banca española.

Ha puntualizado que España no necesitó un programa de condiciones macroeconómicas completo porque ya había emprendido algunas reformas y había tomado el "camino correcto" en la senda de consolidación fiscal y ha incidido en que la creación del banco malo, SAREB, fue una parte esencial del programa de asistencia.

El excomisario ha lamentado que la reforma financiera y el desendeudamiento privado haya sido "difícil y doloroso" para los ciudadanos españoles pero ha elogiado que actualmente la recuperación de la economía sea "impresionante".

Mejorar la prevención

Por otra parte, ha abogado por mejorar los sistemas de prevención ante futuras crisis con el diseño de la nueva unión bancaria europea apostando por la estabilidad financiera, que fue olvidada durante la crisis.

"Hay que centrarse en el principio de la recapitalización interna para que sean los inversores los que carguen con las pérdidas antes de pedir nada a los contribuyentes", ha dicho.

Para Rehn es fundamental que cada país sea responsable de sus políticas económicas pero que exista de forma permanente un mecanismo europeo de estabilización, como "prestamista de último recurso" que dé garantías a estados o instituciones financieras solventes ante futuras situaciones económicas de "pánico".