El presidente del Sabadell, José Oliu, y el consejero delegado, Jaime Guardiola, en rueda de prensa
El presidente del Sabadell, José Oliu, y el consejero delegado, Jaime Guardiola, en rueda de prensa - EFE

Oliu y Guardiola renuncian a 1,2 millones de bonus por los fallos de la integración de TSB

La alta dirección de TSB también perderá su remuneración variable por una suma conjunta de 45,5 millones

MadridActualizado:

La cúpula de Banco Sabadell se quedará este año sin bonus por la caótica integración tecnológica de su filial en Reino Unido, TSB, que disparó los costes y lastró las cuentas del banco del año pasado. El presidente del grupo financiero, José Oliu, y el consejero delegado, Jaime Guardiola, han renunciado voluntariamente a cobrar la parte variable de su salario, 665.974 y 563.516 euros respectivamente, 1,23 millones en total, según el informe anual de retribuciones del grupo.

Los beneficios del banco cayeron en 2018 un 54%, a 328 millones, tras asumir costes extraordinarios de 460 millones por la migración tecnológica de TSB y hacer provisiones adicionales de 177 millones para sanearse. Todo eso provocó que la entidad haya perdido un año en el cumplimiento de su plan estratégico para 2018-2020.

Así, el cumplimiento de los objetivos a los que se vinculan el porcentaje de retribución variable e incentivos a largo plazo en forma de acciones a cobrar por ejecutivos bajó en 2018 al 61,83%. Ante esta situación, Oliu y Guardiola comunicaron al consejo de administración del pasado 31 de diciembre que «a pesar de los buenos resultados del negocio en España, el impacto en los resultados del banco de la migración del TSB y las circunstancias extraordinarias del ejercicio, le hacían considerar adecuado proponer su renuncia a la percepción de la retribución variable».

La plantilla de TSB, también sin variable

La decisión de los dos primeros ejecutivos del Sabadell se alinea además con el hecho de que los incidentes en la filial británica ha hecho que los directivos y el conjunto de la plantilla de TSB también se hayan quedado sin variable, lo que ha supuesto dejarles de pagar un total de 45,5 millones.

La remuneración en efectivo de Oliu en 2018 bajó por tanto un 49,5%, a los 1,701 millones de su sueldo fijo, que no varió respecto a 2017. Además, ingresó 36.071 euros en su plan de pensiones y consolidó 1,275 millones de acciones del Sabadell. Por su parte, la remuneración de Guardiola bajó un 45%, hasta los 1,35 millones de salario fijo, que se le subió un 2,8%; se le aportacion 761.761 euros a su plan de pensiones y se le anotaron 1,125 millones de títulos del banco.