Sede de la OCDE en París
Sede de la OCDE en París - ABC

La OCDE revisa a la baja sus previsiones y advierte de una ralentización de la economía mundial

El crecimiento global en 2016 se mantendrá a un nivel similar al 3% registrado en 2015, su menor ritmo de expansión en cinco años, mientras que en 2017 se acelerará al 3,3%

AGENCIAS
PARÍSActualizado:

El crecimiento de la economía mundial en 2016 se mantendrá a un nivel similar al 3% registrado en 2015, su menor ritmo de expansión en cinco años, mientras que en 2017 se acelerará al 3,3%, según las nuevas previsiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que ha revisado tres décimas a la baja sus estimaciones de noviembre para este año y el siguiente.

La revisión a la baja de los pronósticos del pasado mes de noviembre refleja la ralentización de numerosas economías emergentes, así como la "modesta recuperación" observada en las economías avanzadas, mientras los precios de las materias primas han bajado significativamente, lastrando a los países exportadores, y el comercio y la inversión siguen débiles, provocando baja inflación y unos inadecuados aumentos de salarios y empleo.

De este modo, la OCDE ha recortado medio punto porcentual su previsión de crecimiento para EE.UU., hasta el 2% en 2016, frente a la expansión del 2,4% de 2015, mientras que para 2017 la institución ha empeorado dos décimas su previsión del pasado mes de noviembre, hasta el 2,2%.

En el caso de la zona euro, la OCDE calcula que el PIB crecerá este año un 1,4%, frente al 1,5% de 2015, lo que supone cuatro décimas menos de lo previsto en noviembre, mientras que en 2017 la región crecerá un 1,7%, dos décima menos de lo anticipado con anterioridad.

Esta rebaja de previsiones para la Eurozona se explica por el recorte de medio punto porcentual de la expectativa de crecimiento para Alemania en 2016, hasta el 1,3%, que en 2017 será del 1,7%, dos décimas menos de lo estimado en noviembre.

Asimismo, la OCDE ha revisado a la baja su pronóstico para Francia, hasta el 1,2% en 2016, frente al 1,3% de noviembre, y el 1,5% en 2017, una décima menos de la anterior estimación, mientras que en el caso de Italia, la organización prevé que su PIB crecerá este año un 1%, cuatro décimas menos de lo estimado en noviembre, y un 1,4% en 2017, en línea con la anterior previsión.

En el presente año, la mayor economía latinoamericana caerá un 4 % según la OCDE, que le resta 2,8 puntos porcentuales de crecimiento estimado. En 2017 Brasil registrará un crecimiento plano, tras perder 1,8 puntos de crecimiento que le otorgaban las estimaciones previas de la OCDE.

China y la India se comportarán mejor, cree la organización, que no trastoca las proyecciones para el primero (6,5 % en 2016 y 6,2 % en 2017) y que cree que Nueva Delhi logrará en 2016 mejores datos de lo esperado (7,4 %, una décima más) y casi idénticos en 2017 (7,3 %, una décima menos).

Por su parte, la OCDE calculaque Japón crecerá en 2016 un 0,8%, dos décimas menos de lo estimado en noviembre, pero un 0,6% en 2017, una décima más de lo previsto anteriormente.

Reformas estructurales

Para remediarlo, la OCDE pide una respuesta colectiva para "fortalecer la demanda" porque "las políticas monetarias por sí solas" no funcionarán.

La OCDE también recomienda revitalizar las reformas estructurales, que a ojos de la organización pasan por un momento de relajación, y por alejarse de las políticas fiscales contractivas presentes en la mayoría de economías avanzadas, con reducciones del gasto público y/o aumento de la presión fiscal.