La nueva prueba del Gran Hermano

Actualizado:

Muchos catalanes viven en una casa que les ha vendido Colonial y cuyo crédito les ha sido concedido por La Caixa o el Saba-

dell. Cuando abren el grifo pagan a Aguas de Barcelona (Agbar), igual que cuando pasan la ITV del coche. Cuando abren la llave del gas, es Gas Natural quien cobra. Y cuando van por la autopista a veces tienen que pagar un peaje a la concesionaria Abertis. Muchas veces paran a poner gasolina en Repsol.

También pueden pasar una agradable tarde con su familia en Port Aventura.

Todas son compañías que controla La Caixa, que ahora con la opa sobre Endesa, también aspira a cobrar algo cuando en media España (y por supuesto en toda Cataluña, que eso es Fecsa) se encienda el interruptor de la luz.

Es mucho poder, aunque esté bien gestionado y recuerda al Gran Hermano de George Orwell, que por cierto tuvo que salir por piernas de Barcelona durante la guerra civil por trostkista.