Bruselas ha declarado ilegales determinadas ayudas concedidas a Boeing por EE.UU.
Bruselas ha declarado ilegales determinadas ayudas concedidas a Boeing por EE.UU. - ARCHIVO

La OMC no logra desencallar la eterna disputa entre Boeing y Airbus

Ginebra ha decidido que la compañía norteamericana recibió exenciones fiscales ilegales

ENRIQUE SERBETO
Corresponsal en BruselasActualizado:

Es el cuento de nunca acabar. Una disputa que parece irresoluble y que se ha convertido prácticamente en el único asunto de relevancia para la Organización Mundial de Comercio (OMC). La batalla entre los dos grandes constructores aeronáuticos que dominan el mercado mundial, el norteamericano Boeing y el europeo Airbus aparece y desaparece como un Guadiana en los medios de comunicación, mezclada con los anuncios de contratos millonarios de los nuevos modelos de uno y otro gigante y con la sospecha de que esa rivalidad se ha mezclado también en la sucesión de ataques a objetivos emblemáticos que están intercambiando Europa y Estados Unidos. Los dos contendientes no son capaces ni siquiera de ponerse de acuerdo para interpretar de la misma manera una decisión de la organización que regula el comercio mundial.

En el último capítulo -por ahora- de esta disputa, la OMC acaba de dictaminar que Boeing recibió en 2013 una subvención no autorizada en forma de reducciones fiscales del Estado de Washington, para el ensamblaje de las alas de su nuevo modelo, el Boeing 777X. Airbus recibió con satisfacción esta sentencia que es el resultado de una queja presentada por la UE en 2014 pero Boeing ha quitado hierro a esta decisión, porque no supone ninguna sanción y a su juicio desmonta los principales argumentos de la UE y legaliza la mayor parte de la política fiscal de las autoridades del Estado de Washington donde se encuentra su sede. «La UE impugnó siete incentivos fiscales diferentes. La OMC rechazó en su totalidad la reclamación sobre seis de ellos y rechazó asimismo la mayoría de la demanda sobre el restante. La OMC sólo reconoció por escaso margen que una reducción en la tasa fiscal del estado de Washington -Business & Occupancy (B&O)- para futuros ingresos por el 777X no es conforme a los acuerdos de la OMC. La OMC rechazó todas las demás alegaciones de la Unión Europea sobre varios programas de incentivos, dejando intacto incluso el tipo fiscal de B&O aplicado a los ingresos de los demás modelos de aviones que Boeing fabrica en el Estado de Washington: 737, 747, 767, 777 (modelo actual) y 787», afirmaba Boeing en un comunicado.

Exenciones fiscales

Aunque parezca difícil de entender, la Comisión Europea se felicitaba por la misma resolución que a su juicio «confirma que la decisión de 2013 de ampliar las exenciones fiscales para Boeing hasta el año 2040 va en contra de las decisiones anteriores de la OMC. Al hacer que estas exenciones fiscales dependan del uso de alas producidas en el país, los Estados Unidos también discriminaron a los proveedores extranjeros». La comisaria de Comercio la sueca, Cecilia Malmström, consideró que se trató de «una victoria importante para la UE y su industria aeronáutica. La OMC ha determinado que los subsidios masivos adicionales de cinco mil setecientos millones concedidos por el Estado de Washington a Boeing son estrictamente ilegales. Respetar las normas, defender la competencia leal y retirar estas subvenciones sin demora».

Según la UE, la sentencia afecta a ayudas de 5.700 millones de dólares que son reconocidas como subvenciones ilegales. Para Boeing, el argumento de la UE denunciaba que en total el constructor norteamericano había recibido 8.700 millones de dólares en subvenciones, pero solo encontró que no eran admisibles «unos 50 millones de dólares anuales».

Para la Comisión Europea, esta es la primera vez en la larga historia de los litigios entre Airbus y Boeing que un panel de la OMC considera que una de las partes, el estado de Washington, ha concedido subvenciones prohibidas que discriminan a los productores extranjeros. Según Boeing, la OMC ha determinado que hasta la fecha Boeing no ha recibido ningún beneficio ligado al incentivo fiscal del modelo 777X, y no lo hará hasta el año 2020, dado que está previsto que el primer ejemplar de este avión no se entregue hasta entonces.

Michael Luttig, vicepresidente Ejecutivo y Director del Departamento Legal de Boeing considera incluso que la decisión de la OMC «es una victoria completa para los Estados Unidos, el estado de Washington y Boeing» y recuerda que en septiembre la OMC había determinado que Airbus ha recibido 22.000 millones de dólares en subvenciones ilegales de la UE «sin las que ni Airbus ni ninguno de sus modelos de aviones existirían hoy, porque Airbus es una creación de los Gobiernos, que deben cumplir de una vez con las leyes internacionales o arriesgarse a sanciones masivas».En la primavera que viene está prevista una nueva decisión de la OMC, el siguiente capítulo de esta larga y escabrosa historia de nunca acabar.