Mytaxi, ahora Free Now, superó los 6,5 millones de trayectos en 2018, un 45% más que el año anterior
Mytaxi, ahora Free Now, superó los 6,5 millones de trayectos en 2018, un 45% más que el año anterior - EP

Mytaxi se transforma en Free Now para abrazar otras opciones de movilidad

El cambio de marca, resultado de la reciente alianza de Daimler y BMW, aspira a convertir a la aplicación en el principal agente del sector en Europa

MadridActualizado:

Que una marca tan consolidada como Mytaxi decida cambiar de nombre tiene explicación. En primer lugar, que la aplicación pionera en Europa en poner en contacto a taxistas y usuarios quiere abrirse a nuevas modalidades de movilidad. Por otro lado, este cambio de marca no es sino un resultado de la alianza entre Daimler y BMW, firmada en febrero de este año, de la que surgió la empresa conjunta Free Now Group.

Así, a partir de este martes, Mytaxi es Free Now, y aspira a convertirse en el principal agente de movilidad del Viejo Continente. «El coche en propiedad está dejando de tener sentido y cada vez tenemos más alternativas para sustituirlo», cuenta el director general de Free Now, Jaime Rodríguez de Santiago, recién llegado tras abandonar el liderazgo de Bla Bla Car. Por eso, la aplicación pretende dar respuesta a la creciente demanda de soluciones de movilidad en las ciudades de todo el mundo. «Eso significa Free Now, libertad e inmediatez», explica Rodríguez de Santiago.

En España, la apuesta que hizo la aplicación por los taxistas tuvo muy buena acogida. Ya son 18.000 conductores y casi medio millón de usuarios registrados, que operan en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Oviedo, Gijón, Mieres y Avilés. Free Now (ahora) creció un 60% en 2018 respecto al año anterior, y superó los 6,8 millones de trayectos, un 45% más.

El cambio de marca —el grupo va a invertir diez millones de euros en una campaña internacional para difundirlo— se estrena en Madrid con un 15% de descuento (hasta final de mes) y una funcionalidad nueva en la aplicación, muy esperada por los usuarios: el precio máximo. Una cantidad cerrada, que ya existe en otras aplicaciones, para hacer el taxi más competitivo. «Será un despliegue gradual, pensamos mantenerlo una vez aprobada la nueva regulación», indica Rodríguez de Santiago.

Precisamente este es uno de los caballos de batalla de un sector heterogéneo, que sufre una transformación conflictiva. «La convivencia de todos los modos solo puede suceder si cuidamos todas las partes», opina el director general de Free Now. Y es que, aunque una de las premisas de este cambio de nombre es integrar diferentes soluciones de movilidad —como los patinetes hive—, no entra en los planes de Free Now operar vehículos de alquiler con conductor (VTC) en España (sí lo hace en otros mercados).

Así, Rodríguez de Santiago ha reiterado el apoyo al taxi. Si bien no todo el gremio siente lo mismo hacia la aplicación, el conductor Roberto Núñez (32 años, taxista desde hace doce y en Free Now desde hace seis), lo tiene claro: «Compensa por la rentabilidad por hora».

Mayor flexibilidad

Ante un sector de dudosa rentabilidad —Uber ha sufrido pérdidas millonarias—, Rodríguez de Santiago ha recordado «la dinámica similar del mundo de la tecnología, un mercado muy fragmentado que requiere de un proceso gradual de consolidación». En este sentido, apunta a que «la solución pasa por dotar de herramientas y flexibilidad para competir».

En lo que va de año, las licencias de VTC han aumentado un 16%, hasta alcanzar las 15.306, mientras el número de taxis es de 63.216, según datos publicados por el Ministerio de Fomento. Cifras que suponen una proporción de un VTC por cada 4,1 taxis, muy lejos de la ratio de uno a treinta fijada por ley. Uno de los motivos por los que Rodríguez de Santiago asegura que las Administraciones deben plantear «propuestas constructivas que permitan avanzar», también, entre otras cosas, para permitir un margen de maniobra en las tarifas.

Pese a todo, sus previsiones son positivas. Por un lado, por el sistema de comisiones implantado en abril —que provocó alguna baja entre los conductores, según Núñez—, por el que carga el 12,5% del precio del trayecto a los conductores (antes pagaban una comisión fija de 0,99 euros). Por otro, por la alianza de los fabricantes automovilísticos Daimler y BMW, que engloba también Share Now, para coches compartidos, Reach Now, para el transporte público, Charge Now, para la recarga de coches eléctricos y Park Now, para encontrar aparcamiento.

Free Now vive así un momento de expansión, con mayor capacidad de inversión, amparada además por una familia global de movilidad urbana. La marca opera en cien ciudades europeas, con 14 millones de pasajeros y más de 100.000 conductores, y el año pasado alcanzó un valor de 2.000 millones de dólares en trayectos. Con todo, Rodríguez de Santiago concluye: «Es un sector muy bonito, en el que es difícil anticipar por dónde vamos a ir; tenemos un reto enorme por delante».