«Las mujeres que quieran ser ejecutivas, que se lo crean»

Un foro internacional en Barcelona, presidido por la directiva Ana Muñoz, ha analizado esta semana el liderazgo femenino

MADRIDActualizado:

Esta semana se han reunido en Barcelona más de mil mujeres líderes, innovadoras y pioneras de todo el mundo para analizar los problemas globales actuales desde una perspectiva femenina. Una iniciativa del International Women’s Forum (IWF) en España que ha contado con la directiva Ana Muñoz como copresidenta de la conferencia. Consejera independiente de las empresas Natra, Tubos Reunidos y grupo Lantero, cree que el papel de las mujeres en puestos directivos de las empresas españolas será cada vez más relevante, algo que llegará de forma natural. «El mundo va hacia lo que es bueno para la empresa y para la comunidad; cuanto más variada sea la empresa, mejor para todos. Imponer las cosas no es bueno», explica Ana Muñoz a ABC. Con una amplia experiencia profesional en los sectores financiero, alimentación, servicios, distribución, industrial y productos premium, ha trabajado en Inglaterra, Suiza, Estados Unidos y España. «Regresé a España hace 20 años y en este tiempo he visto un cambio brutal. Es clave que la mujer siga apostando por formarse muy bien y, quienes quieran ser ejecutivas, que se lo crean», destaca.

La presencia de mujeres en cargos directivos en empresas españolas aumentó tenuemente en 2018, hasta alcanzar alrededor de un 15%, frente al 24% de cargos directivos femeninos en empresas europeas y en un contexto en que la brecha salarial supera los 4.800 euros (en 2017 el salario medio de las mujeres fue un 29% inferior respecto al de los hombres) y en el que los avances en materia de paridad, en las cúspides directivas, se han frenado, congelándose en poco más del 23% la presencia femenina en los centros decisionales del Ibex 35. ¿Por qué esta diferencia entre España y el resto de Europa? «Quién sabe. Puede que influya que la sociedad española ha sido tradicional, donde el rol de la mujer era estar en casa. Si nos fijamos en las mujeres menores de 30 años es muy diferente. La tecnología está ayudando mucho a que no haya esta desigualdad», afirma la consejera.

Las directivas en empresas españolas suman el 15%, frente al 24% europeo

Ana Muñoz ha trabajado tanto para empresa pequeña como para multinacionales y no encuentra diferencia en la apertura de las compañías hacia la presencia de la mujer aunque, «si existe cultura de cambio, va todo más rápido si la empresa es mayor». Y resalta que, en general, «en las empresas familiares sí se da más oportunidades a las mujeres. Los padres preparan bien a sus hijas y no les importa elegirlas antes que a un hijo si están mejor preparadas». También la presencia femenina en sectores tradicionalmente de hombres, como el de la construcción o la tecnología, se va haciendo notar.

No le gusta hablar de los puntos fuertes de las mujeres en una empresa sino de rasgos femeninos que adoptan las empresas pero que pueden ejercer tanto hombres como mujeres. «La sensibilidad, la escucha, el trabajo en equipo…es algo que se mezcla entre todos y eso es lo bonito, que haya diversidad», matiza. Se muestra también optimista cuando se habla de conciliación, «porque un proyecto tan bonito como el de la familia conlleva sacrificios de las dos partes», y anima a que sean las empresas las que sean cada vez más flexibles con sus trabajadores. Y que busquen más facilidades, «como tener guarderías en las empresas, aunque algunas ya las tienen. Son detalles que facilitan mucho las cosas», puntualiza.