Morgan Stanley pagará casi 3.000 millones para cerrar los juicios por las hipotecas basura

El Departamento de Justicia ha cerrado acuerdos similares con JPMorgan, Citigroup y Bank of America, que desembolsarán 31.820 millones

Nueva YorkActualizado:

El banco Morgan Stanley ha cerrado un acuerdo con las autoridades federales y varios estados de EE.UU. y pagará 2.910 millones de euros para poner fin a las demandas civiles por su papel en la crisis de las hipotecas basura.

El Departamento de Justicia anunció hoy el acuerdo con el banco neoyorquino, que tenía varias causas abiertas por haber engañado a los inversores sobre la calidad de los bonos hipotecarios que condujeron a la crisis financiera de 2008.

El Departamento de Justicia ha cerrado acuerdos similares por la crisis de las hipotecas basura con otros grandes bancos como JPMorgan, Citigroup y Bank of America, que han aceptado pagar 31.820 millones de euros.

El acuerdo obliga a Morgan Stanley a proporcionar un «alivio significativo» a los afectados, incluidas reducciones de préstamos para ayudar a los residentes a evitar ejecuciones hipotecarias y subvenciones para impulsar la construcción de viviendas asequibles.

Las negociaciones fueron lideradas por un grupo de trabajo creado en 2012 para investigar las irregularidades en el mercado de valores respaldados por hipotecas antes de la crisis financiera, copresidido por el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman.

«Se trata de otra victoria en nuestros esfuerzos por ayudar a los neoyorquinos a reconstruir a raíz de la devastación financiera causada por los principales bancos de nuestro país», dijo hoy el fiscal al anunciar el acuerdo.

Durante las investigaciones, Morgan Stanley llegó a reconocer que incrementó los niveles de riesgo aceptables para los préstamos titulizados en sus fondos, según explicó la oficina de Schneiderman en un comunicado.

Entre las pruebas recopiladas para documentar esas prácticas engañosas hay numerosos correos electrónicos, incluido uno enviado en mayo de 2006 por un empleado que dice «estamos funcionando fuera del radar y no queremos documentar este tipo de cosas».