Mimar a los pequeños accionistas el cuidado a los minoritarios se extiende mientras los inversores han caído a la mitad
ABC

Mimar a los pequeños accionistas el cuidado a los minoritarios se extiende mientras los inversores han caído a la mitad

Joan Carles Valero
Actualizado:

Si los incentivos mueven el mundo y los dividendos son la principal recompensa para los inversores en renta variable, la apuesta por el pago en especie se ha convertido en una buena alternativa en un entorno de caída generalizada del beneficio. Pagos en especie complementados con «dividendos mentales», porque las compañías sortean el bache de la crisis con más atención a sus pequeños accionistas, que pueden sentirse miembros de un selecto club de descuentos y también acudir a una reunión en la que reciben todo tipo de explicaciones por parte de la dirección de la compañía donde tienen sus ahorros.

El mimo al pequeño accionista empieza a extenderse en un contexto en el que el número de inversores en renta variable en España ha caído a la mitad en dos años a favor de los conservadores depósitos.

Casi dos millones de españoles han huído despavoridos de la renta variable desde que estalló la crisis financiera, según un estudio de Morgan Stanley. Aunque la recuperación de la Bolsa ha animado el retorno de algunos minoristas, sólo 2,3 millones de españoles mantenían en julio activos en Bolsa, lo que supone el 4% de los inversores, frente al 88,4% de quienes tienen depósitos bancarios y el 23% de planes de pensiones.

Algunas compañías limitan la atención a sus minoritarios al regalo de una caja de bombones que reparten entre los que acuden a la junta general, una reunión de formato nada amigable que se celebra anualmente y porque la ley obliga. Pero la crisis, que mengua los beneficios, y una responsabilidad social corporativa más allá del mero escaparate, han animado a una decena de empresas del Ibex 35 a complementar con información en vivo y pagos en especie el mero abono de dividendos.

Mimar al inversor minoritario no sólo ocupa a los bancos. Otras compañías del Ibex, como Criteria, Abertis, Repsol, Indra y Telefónica, más allá de mantener una web o de editar revistas dirigidas a sus accionistas, emulan el mundo del espectáculo y lanzan a sus gestores a giras de comparecencias para ofrecer cumplida información de la compañía a sus accionistas, tanto institucionales como minoritarios.

Hasta que irrumpió la crisis financiera, las compañías cotizadas solían cuidar con más esmero a los accionistas institucionales (fondos de inversión, de pensiones o aseguradoras). El minoritario tiene otro perfil. Según un estudio realizado por Criteria, los pequeños inversores están ahora más preocupados del pago de dividendos que de la evolución del valor de sus acciones en Bolsa, dada la recuperación experimentada en el mercado. De ahí que el «holding» de participadas de La Caixa replique el modelo de relación que, por ley, existe en el mercado francés, muy proclive a implicar a los pequeños accionistas en el control de las compañías.

Atención al accionista

La primera compañía que creó en España una oficina de atención al accionista fue Repsol y suele recibir una media de dos visitas semanales. Criteria inaugurará a comienzos del próximo año una oficina en Madrid, que se unirá a la de Barcelona, a la que acuden tres accionistas a la semana. El año que viene, el brazo inversor de la primera caja española también inaugurará un instituto de formación en renta variable y finanzas para sus pequeños inversores.

Hay que reconocer que los minoristas también han hecho poco uso de instrumentos que van dirigidos a aumentar su participación en la gestión de la compañía, como el voto electrónico. Muchos expertos coinciden en que el problema de España es que los pequeños inversores tienen invertido el dinero de forma muy repartida y residual en las empresas. La mayoría de veces, la participación es tan pequeña que no justifica que le dediquen tiempo. Tener mil euros invertidos en una empresa no quita el sueño a muchos. Pero pertenecer a un club y recibir información, en vivo y en directo siempre anima a la fidelidad.

Estrategia empresarial

Criteria Caixa Corp.

Debut en Bolsa: 2007

Valor de la acción: 3,4 euros

Capitalización: 11.433 millones de euros

Principales participaciones: Gas Natural (36,43%), Repsol YPF (12,68%), Abertis (25,04%), Agbar (44,1%), Telefónica (5,01%), BME (5,01%)

Resultado neto total a septiembre: 868 millones de euros