Opel, bajo la sospecha de haber manipulado también emisiones
Opel, bajo la sospecha de haber manipulado también emisiones - BELÉN DÍAZ

«Dieselgate»: Opel también manipula sus emisiones

El semanario «Der Spiegel» y la cadena pública «ARD» afirman que algunos modelos diésel de esta marca contaminan por encima de los límites legales

BerlínActualizado:

Se trata de un modelo: el Zafira diesel de 1,6 litros cuyo fabricante alemán Opel –filial del estadounidense General Motors (GM)– lo ofrece paradójicamente como especialmente limpio. El semanario Der Spiegel y el canal de televisión público ARD han certificado las sospechas que presentó el ministerio de Transportes alemán en su informe del 22 de abril.

Que Opel tienen niveles de emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) diferentes en carretera y en las pruebas debido a la desconexión de los dispositivos de limpieza de los gases contaminantes en sus vehículos. La investigación denuncia que los filtros sólo funcionaban plenamente en las condiciones en las que se realizan los test de emisiones, pero que en realidad su actividad es muy limitada ya que no sólo se desconectan a altas temperaturas. Según Opel, «su software nunca se ha diseñado para engañar o estafar».

Lo cierto es que los turismos de este fabricante fundado en 1862 por el alemán Adam Opel y adquirido por GM en 1929, desconectan sus sistemas de limpieza de emisiones NOx dependiendo de variables como las revoluciones a las que gira el motor, la velocidad a la que circula el coche o incluso la presión atmosférica. Según la investigación de la ONG Ayuda Medioambiental Alemana (DUH), esta manipulación ha sido constatada tanto en bancos de pruebas de la auditora TÜV Nord como en carretera. Jürgen Resch (DUH) indica que los vehículos investigados están construidos para que tengan sus sistemas de limpieza de emisiones en funcionamiento tan sólo en casos excepcionales. «Como en Volkswagen (VW), también en Opel hay unas medidas técnicas que permiten que la limpieza de gases no funcione como prevé la directiva de la Unión Europea» ha asegurado Martin Führ, experto en Derecho Medioambiental de la Universidad de Darmstadt.

Científicos californianos descubrieron en 2015 que vehículos de VW emitían en carretera cuarenta veces más emisiones de NOx que en las pruebas de homologación, lo que llevó al fabricante alemán a reconocer que a nivel mundial unos 11 millones de sus coches diesel llevaban un software –desarrollado por ingenieros de Audi en 1999 y adoptado por VW (ya en 1995)– que detecta si el coche pasa por una prueba cambiando el régimen del motor para que emita menos gases nocivos: el dieselgate llevó al ministro de Transportes Alexander Dobrindt a presentar un informe que indica que tiene «dudas» sobre los dispositivos de control de emisiones NOx en 22 modelos de 17 fabricantes de vehículos, ante la posibilidad de que se desconecten irregularmente. Entre ellos los alemanes Audi (A6), Porsche (Macan), Mercedes-Benz (V250 bluetec) y Opel (Insignia y Zafira).