Timothy Bresnahan posa antes de la entrevista con ABC
Timothy Bresnahan posa antes de la entrevista con ABC - ERNESTO AGUDO
ENTREVISTA

«La UE es más dada a la intervención que las autoridades estadounidenses»

Timothy Bresnahan, Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Economía y Finanzas, reflexiona sobre la competencia entre compañías y las concentraciones de empresas a todos los niveles

Actualizado:

El economista estadounidense Timothy Bresnahan es uno de los galardonados con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Economía, Finanzas y Gestión de Empresas, junto con Ariel Pakes y Robert Porter, por ser los pioneros de la nueva economía industrial empírica. Han creado técnicas fundamentales para tratar de medir el poder de mercado de las empresas.

¿Cómo y cuando comenzó a trabajar en sus teorías de la economía empírica?

Hace ya 40 años. Y lo hice por dos motivos. Uno, por la transformación constante de EE.UU. debido a la entrada en el mercado de empresas japonesas y europeas. El otro, por la falta de adecuación de los modelos empíricos ya existentes para lidiar entre la competencia de unas pocas empresas. El primer problema importante en el que pensé era la diferencia en el mercado de automóviles en EE.UU. antes de la llegada de Volkswagen y Toyota. La pregunta práctica era cómo medir el incremento de la competencia y saber cómo beneficia al consumidor. Estos fueron los modelos que me inspiraron.

¿Cómo ha aplicado su trabajo en la industria?

Cada vez más y más. Empecé con lo que creía que era un problema bastante básico: un modelo cuantitativo de competencia entre pocos competidores. Pensé que necesitaba aplicar la teoría de juegos. Empezamos con un modelo que pensábamos que era difícil y hemos evolucionado hacia una horquilla muy interesante de problemas. Hay algunos clásicos: por ejemplo, las situaciones regulatorias de los servicios de salud en EE.UU. donde tienes competencia entre hospitales, aseguradoras, centros privados y negociación entre unos y otros. Hay cada vez más situaciones complejas donde se puede aplicar nuestro trabajo. Hace falta cierta regulación pero en la frontera de esa regulación quieres tener tanta competencia como sea posible.

Y en la nueva industria, como la financiera o la alta tecnología, ¿se aplicará?

He estado trabajando casi de manera exclusiva en el sector de las tecnologías de la información, creo que es el más importante de nuestro tiempo. En finanzas es más complicado de aplicar, por lo menos de momento. Algunas partes de los mercados financieros son más fáciles de entender, y otros más complicadas como la emisión de títulos, la banca de inversión, otras instituciones que aparecen... son otra frontera nueva. Finanzas y sanidad se están transformando de forma rápida y es interesante analizarlo. Los medios, retail, la venta mayorista... ahí está el futuro de la economía.

Timothy Bresnahan durante la entrevista con ABC
Timothy Bresnahan durante la entrevista con ABC - ERNESTO AGUDO

¿El progreso tecnológico no es sinónimo de precios más bajos?

Casi siempre los precios bajan con el progreso tecnológico. La excepción importante es cuando el proceso tecnológico en sí lleva al surgimiento de monopolios que capturan casi todo el valor y no pasan parte de ese valor a sus clientes, se lo quedan ellos. Tenemos ejemplos conocidos como IBM o Microsoft. No es muy popular lo que estoy diciendo pero es cierto.

Uno de sus descubrimientos ha sido cómo pronosticar los efectos anticompetitivos de una fusión. ¿Cómo es posible hacerlo?

En función de cómo es la fusión se hace de un modo u otro. La mayoría de fusiones que revisa la autoridad competente son productos en competencia. Pensemos en EE.UU., en la fusión entre AT&T y Time Warner, que no eran en sí grandes competidores porque AT&T es distribuidora y Time Warner de servicios, fundamentalmente. Pero en casi todos los casos son fusiones de dos empresas similares y hemos establecido con bastante claridad un marco analítico que considera el cambio en incentivos asociados con la fusión.

¿El comportamiento de las empresas es similar en Europa y EE.UU.?

Hay diferencias en el enfoque pero no tanto en las fusiones. En las llamadas fusiones horizontales son muy similares en un lugar y otro. Ahora mismo la gran diferencia en el panorama europeo y estadounidense y la política de competencia de un lugar y otro se centra en situaciones en las que una misma empresa puede ser un proveedor critico y competidor a nivel de producto. Son los llamados problemas verticales. La UE es más dada a la intervención que las autoridades estadounidenses. La fusión de AT&T y Time Warner es un caso que no hubiese sido sorprendente para Bruselas pero sí es interesante en Washington. Suscitaba la preocupación de que la empresa fusionada en vertical generase reducción de la competencia en contenido o en distribución. Es una nueva área del conocimiento con nuevas herramientas menos establecidas que en otras disciplinas y con más disparidad de opiniones.

¿Cuál es el mayor desafío de la organización industrial empírica?

El primer tema es la mayor concentración, salarios más altos solo con empresas con más éxito. Un segundo tema es comprender mejor la frontera entre la competencia en el mercado y la intervención gubernamental y el creciente número de sectores donde esa frontera existe.