Imagen de archivo de la sede de Mapfre en Majadahonda (Madrid)
Imagen de archivo de la sede de Mapfre en Majadahonda (Madrid) - ABC

Mapfre gana 529 millones de euros, un 19% más, pese al impacto de la depreciación de las divisas

La aseguradora confía en cerrar el ejercicio con un beneficio superior a los 700 millones obtenidos en 2017

MadridActualizado:

Los beneficios de Mapfre vuelven a la senda del crecimiento. La aseguradora presidida por Antonio Huertas ganó en los nueve primeros meses del ejercicio 529 millones de euros, un 18,9% más que en el mismo periodo de 2017, gracias fundamentalmente a que las cuentas de la compañía ya no soportan este año los gastos derivados de la siniestralidad a la que tuvo que hacer frente en el ejercicio anterior por catástrofes como los huracanes en el Caribe.

De hecho, sin ese efecto comparativo ni otros ajustes, el beneficio neto del grupo cae al cierre del tercer trimestre un 2,2%. «Es una variación razonable teniendo en cuenta el difícil contexto de mercado del ejercicio», ha explicado este jueves en videoconferencia el consejero y director financiero de Mapfre, Fernando Mata, en referencia al impacto que sigue teniendo en las cuentas la depreciación de divisas distintas al euro en las que opera, fundamentalmente el dólar, el real brasileño y la lira turca.

La devaluación de esas monedas respecto al euro, que está lastrando la cifra de negocio de todas las grandes multinacionales españolas, hizo que en el caso de Mapfre sus ingresos por primas cayesen en los nueve primeros meses del año un 4,3%, a 17.219 millones. De esta forma, y en lo que va de 2018, ese efecto negativo de las divisas ya ha restado a la asegurado 1.155 millones de su facturación por pólizas y 31 millones de beneficio. Pese a ello, Mapfre ha sido capaz en el tercer trimestre de reducir la caída del beneficio a ese 2,2% desde el más del 9% del pasado marzo y el 7% del segundo trimestre. Es más, la compañía ha asegurado hoy que confía en cerrar 2018 con un beneficio superior a los 700 millones logrados en el conjunto del pasado ejercicio.

A las ganancias de 529 millones del tercer trimestre ha contribuido de manera destacado la aportación del negocio en la Península ibérica con 354 millones, a pesar de que es un 9,1% menos que un año antes; los 113 millones del negocio reasegurador, que crece un 16,1%, y la unidad de riesgos globales, que tras las pérdidas que registró en 2017 a raíz de las citadas catástrofes vuelve a beneficios con 13 millones de contribución.

La facturación en primas de Mapfre en España creció un 13,4%, a 5.842 millones de euros, gracias sobre todo al crecimiento en los seguros de vida, que se disparan un 27% por la incorporación a la cartera de una póliza de colectivos de un gran cliente, pero también a la mayor actividad en seguros de automóvil (+2,6%), salud y accidentes (+5%) y seguros generales (+12,5%).

Sin embargo, el negocio de la aseguradora en Iberoamérica, donde tiene una fuerte presencia, se ve lastrado por el efecto de las divisas, haciendo que los ingresos por primas en la región caigan un 14% y el beneficio un 16,5%. Sin esto, los ingresos, en moneda local, crecen con fuerza por ejemplo en Brasil (+5%), mercado de gran importancia para Mapfre y en el que acaba de afianzar su alianza con Banco do Brasil. Mientras tanto, la facturación en Estados Unidos cae un 8%, aunque la compañía confía en que 2019 será el año de punto de inflexión tras completar la salida de negocios no rentables en este país.