Un supermercado de Lidl en Córdoba
Un supermercado de Lidl en Córdoba - VALERIO MERINO

Lidl revoluciona la distribución al eliminar las bolsas de plástico

Con esta decisión dejará de vender más de 100 millones de bolsas anuales

Actualizado:

Tres años antes de que en España se prohíban las bolsas de plástico, la cadena de supermercados Lidl va a eliminarlas de sus 550 establecimientos en nuestro país. Esto supondrá eliminar cada año más de 100 milllones de bolsas de plástico. En Baleares ya las ha retirado, según anunció la semana pasada el director general de la compañía, Claus Grande, en lo que ha calificado «un nuevo paso en nuestro liderazgo en España hacia un modelo de negocio más sostenible con nuestro entorno». Las tiendas de Madrid y Barcelona serán las siguientes en eliminar este tipo de bolsas y lo harán antes del verano. El proceso culminará a finales de año, cuando ninguna tienda de Lidl en España ofrecerá bolsas de plástico para llevar la compra.

Lidl se ha granjeado la fama de ser la cadena pionera en iniciativas de fomento de la sostenibilidad, la alimentación sana y saludable y la producción responsable con su apuesta por el producto español y de proximidad. Antes de la supresión de las bolsas de plástico, Lidl ya ha eliminado de sus estanterías los huevos de gallinas criadas en jaulas, así como ha anunciado su compromiso de que todos los envases de plástico de la marca propia sean cien por cien reciclables en el horizonte de 2025.

Escucha al consumidor

La decisión de Lidl de dejar de vender bolsas de plástico está avalada por sus clientes. Según un estudio de IWD, más del 90% de los compradores de la cadena quieren prescindir de este tipo de bolsas y optar por alternativas más sostenibles para transportar su compra, después de que la enseña haya ido probando alternativas más sostenibles. En 2010 ya introdujo la bolsa de rafia en su surtido. En septiembre de 2017 comenzó a probar las bolsas de papel de origen sostenible y desde principios de 2018 las ofrece en todos sus establecimientos de España.

La decisión de Lidl tendrá un gran impacto medioambiental, ya que la cadena evitará al medio ambiente más de 1.300 toneladas de plástico, el equivalente a la superficie de 2.500 campos de fútbol. Esta medida también conlleva el impacto económico de que la compañía va a dejar de ingresar 1,5 millones de euros anuales.

El objetivo es tener una naturaleza libre de residuos de plástico, máxime cuando el 90% de las bolsas se usan una sola vez y solo entre 12 y 25 minutos, cuando luego tardan entre 100 y 500 años en descomponerse, según su grosor. Para lograr esa meta medioambiental, Lidl pretende potenciar la utilización de la bolsa de rafia, la alternativa que su director general considera más sostenible y que permite una mayor reutilización. Para incentivar su uso, la compañía ha bajado su precio hasta los 0,50 céntimos, manteniéndose así como la bolsa de rafia más barata del mercado.

Evolución del modelo

Durante los 24 años de actividad en España, Lidl ha adaptado su modelo de negocio original «hard discount», basado en el liderazgo en precios gracias a la contención de costes y la optimización continua de procesos, hacia un modelo más próximo al perfil del consumidor español, en el que elementos como la calidad, la frescura, el origen local de sus productos, un surtido regionalizado y una decidida apuesta por el bienestar animal y el medioambiente, han pasado a ser el centro de su estrategia de negocio.

Con esa estrategia parece que la compañía alemana ha logrado dar con la receta del éxito en nuestro país, a juzgar por su evolución en el mercado español en los últimos años, en los que ha experimentado una fulgurante escalada a la quinta posición del sector con una cuota de mercado del 4,3%. Según datos de la consultora Kantar Worldpanel, Lidl es la cadena de supermercados que más crece en España cada año desde hace ya cuatro años.

La cadena mejoró sus ventas en España en un 7,8% durante el último ejercicio, hasta alcanzar una facturación de 3.594 millones de euros con una plantilla de 13.000 personas. En el último trienio, Lidl ha invertido más de mil millones de euros para afianzar su apuesta en nuestro país, tanto en tiendas como centros logísticos.