José María Álvarez, secretario general de UGT en Cataluña
José María Álvarez, secretario general de UGT en Cataluña - ISABEL B.PERMUY
ENTREVISTA

José María Álvarez: «Las tareas que hacen los sindicatos no deberían pagarlas solo los afiliados»

El secretario general de UGT en Cataluña se encuentra entre los favoritos para sustituir a Cándido Méndez

MadridActualizado:

Hoy comienza el histórico congreso confederal de UGT que vivirá la salida de Cándido Méndez tras 22 años en el cargo y la refundación del sindicato. Entre los favoritos para sustituirle está el secretario general de Cataluña, el asturiano José María Álvarez (59 años de edad).

-¿Cree que se mantendrán las tres candidaturas hasta el final, algo inédito en el sindicato?

-Primero habrá que reunir el 25% de los avales para que sean de verdad candidaturas. Si durante el congreso hubiera un acuerdo para una lista única, sería positivo.

-¿No es una incongruencia avalar la gestión de Méndez y, al mismo tiempo, proponer ahora más transparencia y nuevas estructuras?

-Este congreso tiene que ser un punto y aparte. Vamos a cambiar las estructuras. Venimos de una situación en la que el sindicato se siente maltratado. En algunos momentos, este país puede parecer un río de porquería y algunas veces han intentado meternos en él. Somos conscientes de que las cosas hay que hacerlas de otra manera, no podemos decir que no hemos tenido nada que ver. Tenemos que asumir el pasado y encarar el futuro haciendo las cosas que creemos que no han funcionado o que hay que mejorar sustancialmente. Hay que adelgazar las estructuras. Este sindicato es cabezón, hay que recortar gastos por arriba para que puedan llegar a las terminales del mismo, donde hacemos la acción sindical y donde atendemos a los afiliados. Tenemos que hacer un plan de viabilidad en todas las organizaciones y ver hasta qué punto las cuotas de los afiliados están pagando muchas veces cuestiones que tienen un carácter más generalista.

-¿El sindicato puede sobrevivir solo con las cuotas de los afiliados?

-Creo que nuestra base tiene que pivotar sobre ello. Por eso, ampliar la base de afiliación tiene que ser un objetivo permanente. Hay que plantearse que las tareas que hace el sindicato con carácter general no pueden pagarlas solo los afiliados. Habría que ver si cuando se discuten acuerdos de la naturaleza que sean hasta qué punto la parte del coste de las personas no afiliadas la repercutimos en ellas.

-Su respaldo al derecho a decidir en Cataluña, ¿le puede hacer perder apoyos en el congreso?

-Si me presento a las elecciones para la UGT de España, parece evidente que no es una de mis prioridades ni a medio ni a largo plazo porque cualquier persona sabe que no es aquí donde se va a tomar una decisión de esas características. Este asunto no está en mi agenda. Esta es la posición de UGT Cataluña. España es un país que afortunadamente tiene el periodo de democracia más largo de su historia, nunca había resuelto los problemas territoriales porque siempre había intervenido algún general, y ahora se van a tener que resolver. Yo haré todo lo posible para que se resuelvan.