José Luis Almaán, vicepresidente de la Plataforma de Inversores Portuarios (PIPE), ha asistido este martes a Herrera en COPE
José Luis Almaán, vicepresidente de la Plataforma de Inversores Portuarios (PIPE), ha asistido este martes a Herrera en COPE - Lorenzo Duran
Herrera en COPE

José Luis Almazán: «Tener los puertos parados le cuesta a la economía española 50 millones al día»

El vicepresidente de PIPE (Plataforma de Inversores de Puertos Españoles) critica la huelga encubierta de los estibadores portuarios y pide que piensen en el bien común

Actualizado:

El vicepresidente de PIPE (Plataforma de Inversores de Puertos Españoles) ha asegurado en Herrera en COPE que el Gobierno no tendrá muchas alternativas y tendrá que aplicar el decreto impuesto por la UE para la regulación de las condiciones laborales de los estibadores portuarios.

Según José Luis Almazán lo que intenta el gobierno «es flexibilizar la rigidez de un sistema que con el tiempo se ha vuelto incomprensible». Critica la huelga encubierta que se está llevando a cabo por el colectivo y pide que sean capaces de adaptarse a la economía moderna. Añade que «entiendo que no quieran perder los privilegios con los que ahora cuentan pero tienen que ser responsables y pensar en el bien común».

Ha indicado que la permisibilidad que se ha permitido hasta el momento «es estratégica» porque indica que «el valor de la mercancía que se mueve es de 200 mil millones de euros al año. Tener los puertos parados le cuesta a la economía española 50 millones al día. Esa es la gran fuerza que están utilizando para tener estos privilegios». A pesar de ello insiste «no tienen marcha atrás. Hay que tener altura de miras y buscar soluciones de futuro».

José Luis Almazán no da validez a los acuerdos llegados entre estibadores portuarios, particulares y empresas porque «están utilizando elementos de presión. Esto no son pactos entre iguales, son actos de coacción». Asegura que se han quemado grúas y mercancía. Pide que se acabe con esta situación y que tengan responsabilidad «tanto con la economía como con sus vecinos, que en realidad son los que están fabricando esa mercancía».