Espcial Inversiones Socialmente Responsable

Inversiones que marcan la diferencia

La ISR es un modo de generar cambios positivos en la sociedad

Actualizado:

La sostenibilidad es seguramente el desafío más importante al que nos enfrentamos a escala global. A nivel individual, las personas pueden hacer frente a este reto a través de numerosas iniciativas, como el reciclaje o el uso del transporte público. Sin embargo, como inversores podemos ir más allá. Actualmente, la inversión responsable está cobrando popularidad y parece ser una tendencia que se mantendrá en el largo plazo.

La inversión responsable, también conocida como inversión basada en criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG), constituye una importante forma de integrar los factores de sostenibilidad y fomentar cambios positivos. Existen numerosos indicios que apuntan a que estos factores pueden afectar positivamente a la rentabilidad a largo plazo y, por ello, las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de gestionarlos adecuadamente en su actividad. Los riesgos y las recompensas potenciales asociados a las áreas ASG pueden traducirse fácilmente en importantes ganancias o pérdidas monetarias. Por ejemplo, las empresas que no cumplan los estándares sociales aceptados pueden enfrentarse a daños monetarios y ver empañada su reputación, lo que tendría una repercusión real en sus balances. Por el contrario, las empresas que conceden prioridad a los criterios ASG a menudo obtienen beneficios financieros de los esfuerzos relacionados con la sostenibilidad, como la reducción del consumo de energía y de la generación de residuos. No cabe duda de que el incentivo económico asociado a la inversión en soluciones ASG ha alcanzado un punto de inflexión para los consumidores y las empresas. Lo que antes se consideraba un concepto nicho se está convirtiendo en una megatendencia legítima.

El compromiso de Nordea Asset Management (NAM) con la inversión responsable está muy arraigado en la cultura empresarial, la filosofía y el modelo de negocio nórdico. Ésta es nuestra esencia. Tener en cuenta todos los factores importantes para las inversiones de los clientes, incluidas las cuestiones no financieras, es para nosotros una obligación fiduciaria. Desde que nos convertimos en uno de los primeros signatarios de los Principios de Inversión Responsable de las Naciones Unidas en 2007, hemos ajustado nuestro marco y herramientas de inversión responsable sobre la base de una amplia combinación de enfoques relacionados con ella.

Rentabilidad: Hay un incentivo económico asociado a la inversión sostenible

A nivel corporativo, NAM aplica varias estrategias de inversión responsable a los fondos que gestionamos, incluidas la interacción activa con empresas con el objetivo de animarlas a mejorar. Aunque la interacción es siempre el enfoque preferido de NAM, hemos tomado la decisión corporativa de excluir determinados valores, sectores y prácticas de nuestra gama completa de fondos (por ejemplo, empresas implicadas activamente en la producción y el mantenimiento de armas ilegales o nucleares, o que obtengan más del 30% de sus ingresos de la minería del carbón). Todos nuestros fondos están sometidos a un escrutinio regular, que identifica las empresas presuntamente implicadas en incumplimientos de las leyes o en controversias relacionadas con las normativas internacionales sobre protección del medio ambiente, derechos humanos, normas laborales y anticorrupción. Si una empresa resulta expuesta en el proceso de escrutinio, nuestro equipo de análisis ASG inicia una evaluación interna y emprende las acciones adecuadas.

Numerosas estrategias

NAM cuenta con numerosas estrategias de inversión responsable. Las estrategias STARS se sitúan a la vanguardia de nuestra oferta de inversión responsable y presentan un enfoque único para la generación de rentabilidades cumpliendo avanzados estándares ASG. Desde el lanzamiento de la primera estrategia de renta variable STARS en 2011, hemos desarrollado un conjunto de soluciones ASG especializadas que abarca los mercados emergentes, globales, europeos, nórdicos y norteamericanos. Además de la familia STARS, nuestra estrategia Global Climate & Environment tiene una cartera basada en el tema de la sostenibilidad, centrada en la eficiencia de los recursos y la protección del medio ambiente, e invierte en empresas que abordan el cambio climático.

En definitiva, la inversión en estrategias ASG ofrece muchas ventajas y resulta especialmente adecuada para inversores a largo plazo. Por ejemplo, aquellos con un horizonte de inversión superior a 5 años. Aunque la inversión en instrumentos de renta variable lleva asociada cierta volatilidad, creemos que la inversión responsable permite obtener mejores rentabilidades ajustadas al riesgo. Las empresas que gestionan los riesgos y las oportunidades relacionadas con ASG tienden a estar mejor equipadas a largo plazo porque exponen su actividad a menos riesgos, como la escasez de recursos o normativas medioambientales más estrictas.