Íñigo de Oriol, a la derecha, presentó ayer al nuevo vicepresidente y consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. Javier Agudo

Íñigo de Oriol afirma que el fichaje de Galán era necesario y que no tiene que ver con la política

El consejo de administración de Iberdrola nombró ayer, a propuesta de Íñigo de Oriol y por unanimidad, a Ignacio Sánchez Galán como nuevo vicepresidente y consejero delegado. El consejo designó asimismo al hasta ahora consejero delegado Javier Herrero como vicepresidente. Oriol afirmó que «este cambio era necesario» y anunció que «daré la cara » en la junta del día 16 de junio.

MADRID. Javier González
Actualizado:

El grupo Iberdrola ha dado por cerrados los cambios organizativos en su primera línea ejecutiva con el «fichaje» de Sánchez Galán, procedente de Airtel, y el cambio de Javier Herrero.

El presidente de la compañía, Íñigo de Oriol, dijo que «se venía trabajando desde hace tiempo en esos cambios», tal y como ha venido informando este periódico. Subrayó que la elección de Ignacio Sánchez Galán había sido «una decisión empresarial, y no ha tenido nada que ver con la política ni las elecciones vascas. Es el devenir de un consejo que ve en cada momento lo que hay que hacer».

EL BBVA HA COLABORADO

Sánchez Galán anunció que su gestión girará en torno a cuatro ejes: las personas, los clientes, el crecimiento de los resultados y otros asuntos como la competencia, la regulación...

Preguntado si su percepción desde fuera era la de que Iberdrola podría seguir creciendo de manera independiente, el nuevo vicepresidente y consejero delegado dijo que «hay dos caminos: comer o ser comidos; en un mundo globalizado, es posible cualquier operación».

Oriol subrayó varias veces ante los periodistas que el nombramiento de Galán había sido a propuesta suya y por unanimidad del consejo, «porque siempre se dice que hay gente que vota en contra». Destacó que había hablado personalmente con el BBVA, el principal accionista de la eléctrica vasca, «y he obtenido su total colaboración». Oriol concluyó afirmando que en la compañía reina «una paz absoluta».

«DARÉ LA CARA EN LA JUNTA»

Sobre si con este nombramiento su posición se ha reforzado para la junta de accionistas del próximo 16 de junio tras la abortada fusión con Endesa, Oriol manifestó que «daré la cara en la junta; estoy tranquilo». También negó que se fuera a reactivar otra vez la operación con Endesa.

El presidente del grupo destacó el papel de Javier Herrero, aunque afirmó que «este cambio era necesario». Javier Herrero, de 51 años, es ingeniero industrial energético por la ETSII y graduado en el programa de Alta Dirección de Empresas del IESE. Toda su carrera profesional se ha desarrollado en el sector eléctrico. Ingresó en 1970 en Iberduero. En 1993 fue nombrado director general de Iberdrola y tres años más tarde entró en su consejo de administración. Era consejero delegado desde 1998. Por su parte, Ignacio Sánchez Galán tiene 50 años y es ingeniero industrial del ICAI, diplomado en Administración de Empresas por ICADE y diplomado en Dirección General de Empresas y Comercio Exterior de la EOI. Empezó su carrera profesional en Tudor, en 1972.