Georges W. Bush, se declara «relativamente pesimista» sobre la economía. Afp

La inflación en EE.UU. sube al 3,6 por ciento, el nivel más alto desde 1990

El Índice de Precios al Consumo en Estados Unidos tuvo un aumento del 3,6 por ciento durante este último año, el nivel más alto desde 1990. El presidente electo, George W. Bush mostró una «visión relativamente pesimista» ante una posible ralentización económica. Por su parte, el FMI advirtió ayer que un menor crecimiento en EE.UU. afectaría a Japón.

WASHINGTON. Agencias
Actualizado:

La subida de la inflación se debe, según un informe del Departamento de Comercio estadounidense, al fuerte incremento de los precios del gas natural, que se cuadruplicaron en un año. También los productos energéticos se incrementaron un 17,1 por ciento.

Para el presidente electo de Estados Unidos, George W. Bush, las cifras están comenzando a mostrar claramente una desaceleración económica. Al tiempo, que se declaró «relativamente pesimista» respecto a las perspectivas económicas.

Por su parte, el presidente Bill Clinton presentó ayer su «Informe Económico 2001», donde admitió que la expansión económica tendrá un ritmo moderado y el crecimiento será menor que el de años anteriores.

En este sentido, ayer el Fondo Monetario Internacional manifestó que una desaceleración del crecimiento económico en Estados Unidos podría repercutir negativamente en Japón y otros países asiáticos.

Sin embargo, el director general del FMI, el alemán Horst Koehler, señaló que es poco probable que la ralentización en Estados Unidos derive en una crisis financiera de la magnitud que golpeó a los países asiáticos en 1997 y 1998.

SUBIDA DEL PETRÓLEO

Por otra parte, el secretario estadounidense de Energía, Bill Richardson, comienza mañana una gira por varios países del golfo Pérsico para tratar con sus dirigentes sobre la situación en el mercado del crudo. En los últimos meses el incremento de los precios del petróleo preocupa especialmente y en Estados Unidos este aumento está produciendo desequilibrios en sus principales indicadores económicos.

«El principal objetivo de Richardson es pedir a los países que visite que la OPEP no reduzca en grandes cantidades la producción de petróleo, tal como el cártel petrolero pretende hacer en su próxima reunión de Viena», el día 17, informaron ayer fuentes petroleras en Abu Dabi. Los once miembros de la OPEP están de acuerdo en la necesidad de reducir la producción de crudo para elevar los precios, que han sufrido un importante retroceso en las últimas semanas.

Por su parte, el secretario general de la OPEP, el venezolano Alí Rodríguez, manifestó ayer su esperanza de que el futuro presidente de Estados Unidos profundice en el diálogo con los productores para lograr la estabilidad del mercado.