Sede de Indra
Sede de Indra - REUTERS

Indra implantará sus radares de última generación en el aeropuerto danés de Billund

«Los sistemas garantizarán los niveles de seguridad más elevados, permitiendo gestionar un mayor número de vuelos y respaldando un tráfico más fluido en el aeropuerto», sostiene la compañía

BerlínActualizado:

Indra, la multinacional española con sede en Alcobendas producto de la fusión en 1992 entre Ceselsa e Inisel, implantará los nuevos sistemas de radares en el aeropuerto de la ciudad danesa de Billund luego de ganar el concurso licitado por el proveedor de servicios de navegación aérea de Dinamarca, Naviair. A través de su filial Indra Navia, ya aborda un proyecto de comunicaciones en el centro de control de Copenhague y trabaja en el despliegue de radares en las bases de las Fuerzas Aéreas en los aeródromos de Skrydstrup, Karup y Aalborg.

Billund es el segundo aeropuerto más importante del país, aquí la compañía de consultoría y tecnología pondrá en operación un radar primario montado conjuntamente con un radar modo S mejorado (enhanced mode S MSSR) para «reforzar la vigilancia del tráfico aéreo en ruta en el país y las maniobras de aproximación y aterrizaje al aeropuerto de Billun». «Los sistemas garantizarán los niveles de seguridad más elevados, permitiendo gestionar un mayor número de vuelos y respaldando un tráfico más fluido en el aeropuerto. Esto hará posible una gestión más eficiente y a que Naviair preste el mejor servicio posible a las aerolíneas», afirma Indra en su comunicado.

El radar primario detecta todas las aeronaves en su radio de alcance sin necesidad de cooperación, mientras que el radar modo S interroga selectivamente a cada avión para obtener su identificación y otros datos como el rumbo o la altura de vuelo, lo que facilita la labor de los controladores. Por su parte, el modo mejorado ofrece una visión «más clara» del espacio aéreo, lo que reduce la frecuencia con la que el controlador establece comunicaciones por radio con los pilotos, rebajando su carga de trabajo y elevando la eficiencia. Esta tecnología ayuda además a identificar rápidamente conflictos entre las distintas rutas de las aeronaves, evitando la congestión del tráfico y los retrasos.

Líder en tecnologías de la Información en España, Indra tuvo unos ingresos de 2.709 millones de euros en 2016 y cuenta con 34.000 empleados, presencia local en 46 países y operaciones comerciales en 140. Tras la adquisición de Tecnocom, Indra suma unos ingresos conjuntos de más de 3.200 millones de euros en 2016 y un equipo de cerca de 40.000 profesionales.