TEXTIL COMERCIO ELECTRÓNICO

Inditex, un giro báltico en el negocio online

Por primera vez, la textil cede a otra firma la franquicia online de sus marcas

BERLÍN Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La textil gallega Inditex tenía control del negocio online en todos los países en que está presente. Hasta ahora, ya que la compañía que preside Pablo Isla ha introducido cambios en su política de e-commerce: ha concedido la franquicia para las plataformas electrónicas de Zara, Massimo Dutti, Bershka, Pull&Bear, Stradivarius, Zara Home, Uterqüe y Oysho al grupo lituano Apranga, su socio en los países bálticos desde 2004. La empresa española que opera más de 7.000 tiendas en los cinco continentes cede así la venta online en Estonia, Letonia y Lituania a una compañía con sede en la capital lituana, Vilna. Apranga es el mayor distribuidor de retail de moda minorista de la región y se creó en 1993, proveniente de una empresa estatal fundada en la Lituania soviética en 1945. Inició en 2003 sus actividades en Letonia y en 2004 en Estonia. En la actualidad, el grupo –formado por una matriz y 16 filiales– posee 141 tiendas en los Estados del Báltico: 92 en Lituania, 37 en Letonia y 12 en Estonia. Apranga pertenece al grupo inversor MG Baltic que preside el empresario lituano Darius Mockus (1965), quien también es su mayor accionista.

El gigante gallego se transforma así en una de las primeras compañías del negocio de la moda en franquiciar sus ventas online. Queda aún por confirmar si está previsto llevar el formato a otros países. Otras empresas como Cortefiel ya estudiaron esta fórmula en el pasado. El 6 de abril se puso en marcha la tienda online de Zara en Lituania, Estonia y Letonia, mientras las de Massimo Dutti, Bershka, Pull&Bear, Stradivarius, Zara Home, Uterqüe y Oysho se estrenaron el 7 de abril. Uterqüe y Oysho aún no tienen presencia física en las ex repúblicas soviéticas.

Apranga, que también trabaja con compañías como Mango, Desigual, Promod, Maje, Burberry o Hugo Boss, finalizó el ejercicio 2015 con una facturación de 198 millones de euros –un incremento del 8,4% respecto a 2014–. La empresa de Vilna divide su negocio en siete categorías, una de las cuales corresponde íntegramente a Zara, que en 2015 registró unas ventas de 51 millones en las tres repúblicas bálticas, frente a los 43 de 2014