La Bolsa tiene la esperanza de remontar hoy los malos resultados. / Archivo
La Bolsa tiene la esperanza de remontar hoy los malos resultados. / Archivo

El Ibex-35 aguanta los 6.800 puntos

AGENCIAS |
MADRIDActualizado:

El retroceso de los grandes valores y de los bancos, afectados por otro informe negativo de una entidad extranjera, así como la debilidad del mercado neoyorquino, han forzado una nueva caída de la Bolsa española, el 1,72%, hasta el nuevo mínimo anual de 6.817,40 puntos. Así, su principal indicador, el Ibex-35 ha bajado 119,50 puntos hasta 6.817,40 puntos, nivel similar al de octubre de 2003. Las pérdidas anuales ascienden al 25,86%.

En Europa, con el euro a 1,263 dólares, Milán ha bajado el 2,12%, mientras que París ha caido el 0,6% y el índice Euro Stoxx 50, el 0,4%, en tanto que Fráncfort ha ganado el 0,7% y Londres, el 0,33%.

La subida del 0,5% de Wall Street el viernes pasado sirvió para que la Bolsa española empezara la sesión con pequeñas ganancias. Apoyaban su tendencia las principales plazas europeas, a pesar de que el último informe del Banco Mundial indicaba que este año la economía global se contraerá por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, por lo que solicitaba nuevas medidas de estímulo.

Inyección de dinero

En igual sentido se pronunciaba Lawrence Summers, asesor económico del presidente estadounidense, Barack Obama, que animaba a los gobiernos de todo el mundo a inyectar más dinero en la economía en un esfuerzo coordinado para impulsar la demanda y superar la recesión. Sin embargo, mientras el Banco de Francia mantenía sus previsiones para el PIB del primer trimestre, que caerá el 0,6%, los inversores seguían apostando por las ventas y las ganancias iniciales duraban un suspiro.

Las iniciativas institucionales, como la de los ministros de finanzas de la UE, que propondrán aumentar las dotaciones para el FMI en la cumbre del G-20 de abril, no conseguían detener las pérdidas del mercado, que al mediodía bajaba más del 2% y se situaba en 6.750 puntos. Antes de la apertura del mercado neoyorquino, la Bolsa española cedía el 3% y frenaba su caída en el nivel de 6.700 puntos.

Malos augurios

Las pérdidas iniciales de Wall Street, a pesar de que la farmacéutica estadounidense Merck anunció la compra de Schering-Plough por 41.100 millones de dólares, y la publicación de malas perspectivas para la economía y la banca española, distanciaban a la plaza nacional de las europeas. La Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS) calcula que este año el PIB español caerá el 3% y el número de parados se elevará a 4,5 millones, y la agencia de medición de riesgos Moody's mantiene la perspectiva negativa de la banca española .

Al final de la sesión, gracias a la recuperación del mercado neoyorquino, y al alza de los bancos medianos, el parqué madrileño reducía sus pérdidas y cerraba por encima de 6.800 puntos, mientras el petróleo Brent se negociaba al precio del viernes, por debajo de 45 dólares. Después de una jornada muy variable, Wall Street ha cerrado con un descenso del 1,2% en el índice Dow Jones de Industriales, que acababa en las 6.547,05 unidades, mientras que el mercado Nasdaq retrocedía casi un 2% y el selectivo S&P 500 perdía 1% respecto del viernes.