Pantalla de la Bolsa de Madrid
Pantalla de la Bolsa de Madrid - EFE

La desconfianza en la banca tumba las Bolsas

El Ibex 35, tras el rebote de ayer, se ha desplomado este jueves un 4,88%, su mayor caída desde el pasado agosto, y pierde los 7.800 puntos

M. V.
MADRIDActualizado:

Sin un nuevo dato positivo al que agarrarse la desoconfianza sigue campando a sus anchas por los mercados financieros. El rebote que experimentaron ayer las Bolsas europeas fue sólo una falsa tregua. Hoy, todas las plazas financieras del Viejo Continente han vuelto a entrar en caída libre. El Ibex 35, por ejemplo, se ha hundido un 4,88%. La razón última de ese pánico es el medio a una nueva recesión global, alimentada por las dudas crecientes de los inversores sobre la salud de algunos de los grandes bancos de Alemania, Francia e Italia.

En primer lugar el grupo financiero francés Société Général ha presentado unos beneficios decepcionantes a los ojos de lo inversores. Por otro lado, Deutsche Bank, pese a haber anunciado una posible recompresa de una deuda emitida, continúa sin disipar las dudas en torno a su solvencia. La morosidad de entidades financieras de Italia y Portugal sigue viéndose como una amenaza y, el escenario de bajos tipos de interés hace prever un año difícil para el negocio bancario en general.

Con esas incertidumbres, las plazas europeas se han ido a pique. El principal selectivo español sufrió su mayor caída desde agosto de 2015 y perforó la barrera de los 7.800 puntos, nivel que no registraba desde 2013, antes de que España iniciase la recuperación económica y la Bolsa comenzase su remontada. Cabe recordar que el año pasado el Ibex llegó a superar los 11.000 puntos. Eso sí, el resto de parqués han corrido similar suerte. Milán se ha dejado un 5,6%, París un 4,05%, Fráncfort un 2,93% y Londres un 2,39%.

Y es que las declaraciones de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, no han servido para calmar los ánimos, al dibujar un escenario futuro poco alentador y abrir la puerta a llevar los tipos de depósito al terreno negativo.