El Ibex 35 es el principal selectivo bursátil español
El Ibex 35 es el principal selectivo bursátil español - EFE

El Ibex 35 fue la Bolsa de Europa que más bajó en 2015 al caer un 7,15%

La Bolsa registró buenas cifras de salidas al parqué y ampliaciones de capital, pero sufrió la crisis de los emergentes y la incertidumbre política

MADRIDActualizado:

La recuperación macroeconómica del país no ha tenido reflejo en 2015 en la evolución del mercado bursátil nacional. La Bolsa española, pese a registrar buenas cifras de actividad -salidas a Bolsa y opas, por ejemplo-, fue el año pasado la peor plaza europea en cuanto a resultados. Después de dos años consecutivos de ganancias, el Ibex 35 cerró el ejercicio con una caída del 7,15%, sus «números rojos» más acusados desde 2011, cuando se desplomó más de un 13%.

El selectivo español, en el que cotizan las 35 principales empresas del país, terminó el año pasado en 9.544,2 puntos. Aunque arrancó el ejercicio con una tendencia alcista y llegó a rozar los 12.000 puntos, el Ibex se fue desinflando rápidamente en la segunda mitad del ejercicio o incluso un poco antes, y llegó a marcar un mínimo anual de unos 9.200 puntos.

La caída del precio del petróleo y la crisis de los países emergentes, la debilidad del negocio de la banca y la enorme incertidumbre política nacional han lastrado el parqué madrileño, la plaza europea que más ha sufrido. De hecho, sus principales competidores han registrado importantes beneficios. La Bolsa italiana fue la que tuvo un mejor comportamiento al subir en el conjunto del ejercicio un 12,66%, por encima de Fráncfort (+9,56%) y París, que subió un 8,5%.

El gran foco de volatilidad fue China y su desacelerada economía; por si fuese poco, el pasado julio el gigante asiático vio cómo se pinchaba su burbuja bursátil. Ahora bien, el impacto de la crisis de los países emergentes en la cotización de las empresas españolas vino sobre todo por la recesión de las economías iberoamericanas, principalmente Brasil, donde tienen grandes intereses compañías como Telefónica y Banco Santander. La entidad presidida por Ana Botín fue de hecho una de las peores paradas del ejercicio, al caer su cotización entre enero y diciembre más de un 35%.

«Annus horribilis» para la banca

El resultado bursátil del primer banco español no es más que el reflejo del mal comportamiento que han tenido en Bolsa las entidades financieras, pues la escasa rentabilidad de su negocio en un entorno de bajos tipos de interés como el actual restan atractivo a sus acciones. A lo largo de 2015, la capitalización del sector bancario, de enorme peso en el Ibex, ha caído en más de 34.000 millones de euros, arrastrando consigo al índice.

El intenso calendario electoral vivido en el país en el último ejercicio, que arrancó en mayo con los comicios municipales y regionales y terminó con las recientes elecciones generales, tampoco ayudó a mitigar la volatilidad. La fuerte irrupción de Podemos y la incertidumbre sobre la composición del futuro gobierno central han tenido efectos negativos en la cotización de empresas de sectores regulados, como el energético -Iberdrola, Endesa y Repsol, por ejemplo-, y de las constructoras por el temor a que puedan perder contratos con la administración o sufrir la remunicipalización de algunos servicios. El desafío soberanista de Artur Mas en Cataluña generó aún más dudas.

Un total de 20 valores cerraron el año a la baja y 15 compañías registraron ganancias. ArcelorMittal obtuvo las pérdidas más acusadas (-56,25%) junto con OHL (-51,39%), FCC (-40,43%) y Sacyr (-33,28%). Gamesa lideró las alzas al subir un 110,46%, seguida por AENA (+50,57%), que protagonizó la quinta mayor salida a Bolsa del mundo en 2015., y Merlin Properties (+45,22%), que acaba de debutar en el Ibex 35.

Más actividad

Pese a todo, la actividad del conjunto de la Bolsa española, incluidos todos sus índices, sí muestra cifras de recuperación. El mayor número de debuts bursátiles y el aumento de financiación captada vía ampliaciones de capital han permitido que el valor agregado de las compañías que cotizan en el mercado nacional creciese un 1,11% y superase por tercer año consecutivo el billón de euros.

Un total de 22 compañías debutaron en 2015 en alguno de los índices de la Bolsa española, incluido el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), obteniendo por esa vía un total de 8.462 millones de euros, la segunda cifra más alta de los últimos 18 años tras los 10.500 millones captados en 2007. Además, mediante ampliaciones de capital las empresas cotizadas levantaron 27.019 millones. Sumadas las opas ejecutadas, las empresas captaron 39.972 millones en un ejercicio, sin embargo, de «números rojos».