La presentación del plan coincide con la de los resultados de IAG - ignacio gil

Iberia recortará 4.500 empleos, casi una cuarta parte de su plantilla

La dirección de la empresa da un plazo de tres meses a los sindicatos para negociar el ERE. Si no hay acuerdo, amenaza con «decisiones más radicales»

madrid Actualizado:

IAG, el holding que integra a Iberia y British Airways, ha anunciado hoy un plan de reestructuración de la compañía española que incluirá un recorte de 4.500 empleos, más de un 22% del total de la plantilla del grupo (20.000 personas). En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la sociedad explica que dicho programa introducirá también «cambios estructurales permanentes en todas las áreas de negocio» de la antigua aerolínea de bandera española, que «registra pérdidas récord» (262 millones de euros entre enero y septiembre).

Así, el ERE, que durante la mañana se presentará a los sindicatos, vendrá acompañado de un plan de disminución de capacidad en un 15% durante el año que viene con el objetivo de centrarse, únicamente, en «las rutas rentables». Con este fin, reducirá la flota de la compañía en 25 aviones, sobre todo en las conexiones de corto radio, en las que se desprenderá de 20. La incidencia será menor en las de largo radio (donde recortará solo cinco).

Otro de los epígrafes más significativos corresponde al negocio de mantenimiento. IAG prevé suspender toda actividad «que no sea rentable» y conservar exclusivamente «los servicios de handling» que registren cifras positivas fuera de la base de Madrid.

Con dichas medidas, que se financiarán con «recursos propios», la aerolínea pretende «mejorar los resultados en al menos 600 millones de euros para 2015, en línea con el objetivo de IAG de alcanzar un retorno sobre el capital del 12%» para ese año, según subrayó la compañía.

Fecha límite del 31 de enero

Iberia convocó de forma oficial a todos los sindicatos con representación en la aerolínea para, a partir de las 9.00 de la mañana, presentarles los planes de la empresa, como adelantó ABC. La cita coincide con el anuncio de los resultados de IAG y la jornada del inversor. Se prevé la comparecencia del consejero delegado de IAG, Willie Walsh, y el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, que se encuentran en Londres, tras la presentación.

Los sindicatos, por tanto, conocerán hoy los detalles de un plan que apenas se ha esbozado en el comunicado publicado a primera hora. IAG ha avanzado que, además de todas las medidas anteriores, «se transformarán las operaciones de corto y medio radio para competir de forma eficiente con las compañías de bajo coste que se han establecido con éxito en el mercado doméstico de Iberia» y se incorporarán «mejoras globales de productividad y la introducción de ajustes salariales permanentes para lograr una base de costes competitiva y flexible».

CC.OO., UGT y Sepla firmaron una declaración en la que exigen un plan de viabilidad a la compañía y se comprometen a coordinar la acción sindical. A este respecto, Sánchez-Lozano, que justificó este plan de reestructuración porque Iberia «está luchando por su supervivencia», ha concedidoun plazo de tres meses para negociar las condiciones del ERE con las organizaciones sindicales.

«El tiempo juega en contra nuestra. Hemos fijado el 31 de enero de 2013 como fecha límite para alcanzar un acuerdo», recalcó el consejero delegado, que advirtió de que si no se alcanza un acuerdo en esa fecha, la dirección de la empresa tomará «decisiones más radicales que conllevarán mayores reducciones de capacidad y de empleo».

Por su parte, Walsh arremetió contra «la estrechez de miras y los intereses de unos pocos», que, en su opinión, han dañado el futuro global de la compañía. Añadió que no va a «dudar» a la hora de adoptar «las medidas necesarias» para proteger los intereses de los accionistas, clientes y empleados. «Este plan de reestructuración es crítico para Iberia y para el futuro de España. Una Iberia fuerte, rentable, puede crear empleo y estimular el turismo, un sector clave para la recuperación económica en España», concluyó el directivo británico.