Parque eólico de Iberdrola
Parque eólico de Iberdrola - ABC

Iberdrola invertirá 8.000 millones de euros en España hasta 2022

La compañía espera cerrar ese año con un beneficio de entre 3.700 y 3.900 millones, lo que supone un incremento de hasta el 30% respecto a 2018

MadridActualizado:

Iberdrola invertirá en España 8.000 millones de euros hasta 2022, un 40% superiores a las previstas inicialmente en el Plan Estratégico. En concreto, los nuevos desarrollos renovables supondrán duplicar las inversiones de la compañía en este negocio en España, hasta alcanzar los 4.200 millones de euros en los años de ejecución de las Perspectivas Estratégicas 2018-2022.

El grupo prevé desarrollar en España al menos 10.000 nuevos megavatios (MW) solares y eólicos para 2030, lo que supone casi triplicar su potencia actual en el país con estas dos tecnologías. Para 2022, además, Iberdrola ya habrá puesto en marcha 3.000 nuevos MW renovables en el país, un 52% más que su capacidad eólica y solar actual. A día de hoy, la compañía ya cuenta con más de 700 MW en construcción, 2.500 MW en desarrollo y una cartera superior a los 7.000 MW.

El presidente del grupo, Ignacio Galán, ha dicho hoy en Londres, en la presentación de la actualización de las Perspectivas Estratégicas 2018-2022, que «con este plan, aceleramos las inversiones en España y damos un fuerte impulso a la transición hacia una economía baja en carbono. Para ello, será necesario consolidar un marco normativo a largo plazo, que aporte certidumbre y estabilidad a las inversiones».

Inversiones en el mundo

A nivel global, la compañía invertirá 34.000 millones de euros en el periodo comprendido entre 2018 y 2022, con lo que incrementa en 2.000 millones de euros el esfuerzo inversor contemplado inicialmente en sus Perspectivas Estratégicas para este periodo, que ascendía a 32.000 millones de euros. La compañía ha realizado esta revisión al alza gracias al avance en el cumplimiento de sus objetivos y a las nuevas oportunidades surgidas en los diferentes países donde desarrolla su actividad.

En concreto, de los 34.000 millones de euros de inversión, un 86% se destinará a actividades reguladas o con contratos a largo plazo, de acuerdo a la estrategia de la compañía de centrarse en negocios con retornos estables y predecibles. Así, un 47% del importe global (16.000 millones) será invertido en redes y un 39% (13.300 millones) en renovables. El negocio de generación y clientes recibirá un 11% del total (3.800 millones). Como consecuencia de ello, Iberdrola habrá incrementado su capacidad instalada casi un 40% durante la ejecución de sus Perspectivas Estratégicas.

La compañía ya está avanzando actualmente en el desarrollo y construcción de 10.113 nuevos MW, de los que un 65,3% -6.606 MW- corresponde a proyectos renovables. Además, en 2023 mantendrá en curso 5.300 millones de euros en los negocios de renovables y generación, principalmente en los desarrollos eólicos marinos de Saint Brieuc (Francia), Vineyard Wind (Estados Unidos) y Baltic Eagle (Alemania) y en el complejo hidroeléctrico del Támega (Portugal).

Teniendo en cuenta los tres negocios -renovables, generación y comercial y redes- y la corporación Iberdrola contará con más de 9.000 millones de euros de capital en curso a finales de 2022, que contribuirán a la generación de resultados más allá de esa fecha.

En lo referente al reparto por divisas, la compañía mantendrá un perfil muy diversificado: un 36% de las inversiones se realizará en dólares, un 29% en euros, un 17% en libras esterlinas y un 18% en reales brasileños.

Dividendos

La compañía espera cerrar 2022 con un beneficio neto de entre 3.700 y 3.900 millones de euros, lo que supone un incremento de hasta el 30% respecto a 2018, y un beneficio bruto de explotación (Ebitda) superior a los 12.000 millones de euros. De este modo, los objetivos máximos de crecimiento a 2022 iniciales se convierten ahora en la parte baja de los rangos objetivos actualizados.

Estos resultados permitirán a la compañía cumplir su compromiso de incrementar la retribución a sus accionistas en línea con la evolución de los resultados. Iberdrola fijará mínimos anuales crecientes que llegarán a un suelo de 0,40 euros brutos por acción en 2022.