Turistas en Benidorm en una imagen de archivo
Turistas en Benidorm en una imagen de archivo - JUAN CARLOS SOLER

Los hoteles españoles, víctimas de denuncias falsas de turistas británicos por intoxicación alimentaria

Los viajeros se lanzan a reclamar cuando regresan a su país apoyados por una red de abogados y clínicas

MADRIDActualizado:

Los sectores turístico y asegurador españoles se enfrenta a un creciente foco de fraude: el de reclamaciones falsas de turistas extranjeros por intoxicación alimentaria. Según explica la aseguradora AXA con ocasión de la presentación de su «IV Mapa del fraude al seguro en España», cada vez son más recuerrentes los casos de turistas que vienen a pasar unos días a España y, una vez en sus países de origen reclaman a los operadores turísticos con los que contrataron el viaje una indemnización por intoxicación alimentaria durante su estancia en el hotel. Gran parte de esos intentos de fraude procede de viajeros de Reino Unido, el principal emisor de turistas a España, y se hace contra las pólizas de responsabilidad civil de los alojamientos.

Los viajeros presentan esas reclamaciones apoyados o incluso animados por despachos de abogados y clínicas de sus países, según la aseguradora. «Se trata de una red muy profesional», explica el director de Siniestros de AXA España, Arturo López-Linares, quien ha explicado en que en 2016 la compañía de origen francés registró más de 50 casos de reclamaciones falsas por esa vía. «Esta operativa fraudulenta obtiene apoto de la legislación de algunos países en la que la demostración y prueba del daño sufrido y la acreditación del nexo causal es menos exigente que en España», explica el directivo, que advierte además de la dificultad de detectar estos casos por su origen en el extranjero.

La industria hotelera ha cifrado ya en más de 60 millones esos intentos de fraude, y el propio Gobierno, a través de su secretaría de Estado de Turismo, ha manifestado su preocupación por el posible impacto en la imagen de uno de los principales sectores económicos nacionales. Hasta el Ministerio de Asuntos Exteriores británico tuvo que emitir a finales del año pasado un comunicado recordando que España es un destino seguro y adviertiendo a sus ciudadanos de denunciar en falso supone la comisión de un delito.

El fraude eleva las primas

«El fraude al seguro puede tener consecuencial penales y además incide en el precio de las primas del resto de asegurados, de los clientes honestos», recordó ayer López-Linares durante la presentación del último estudio sobre el fraude al seguro de AXA, que concluye que 1,6 de cada 100 asegurados ha intentado estafar a su compañía en 2016, frente a los 0,95 que lo intentaron en 2012, en base a las estadísticas de fraude destapado por AXA en su propia cartera de pólizas. Esta aseguradora evitó el año pasado el pago de 59 millones en reclamaciones falsas, frente a los 30 millones de un año antes. Las cifras de AXA permiten ver que en caso de no desmontar esos intentos de fraude, las primas podrían haber subido para todos los conductores un 3% en los seguros de hogar, un 5% en los de automóvil y un 19% en las pólizas de responsabilidad civil.

El seguro del automóvil continúa siendo el preferido para el fraude, aunque en tres años ha rebajado del 68,6% al 59% su peso sobre el total de estafas. En su lugar han crecido los intentos de engaño en el ramo multirriesgos —pólizas de hogar, comercios y oficinas, por ejemplo—, que ya son el 32% del total. AXA ha detectado además un crecmiento de lo intentos de fraude en los seguros de vida, al ser las posibles indemnizaciones de cuantías mucho más elevadas.

Lo que ha descendido es el fraude ocasional, que se basa por ejemplo en aprovechar un siniestro para declarar daños preexistentes o anteriores, a medida que el país ha ido saliendo de la crisis. Sin embargo, la aseguradora ve preocupante el aumento del fraude premeditado y el organizado. Por comunidades autónomas los intentos de fraude crecieron en todas las regiones salvo en Cantabria y Extremadura, siendo las que tienen una tasa más alta Ceuta (7,89%), Melilla (3,77%) y Andalucía (2,57%).