Cuando Repsol sacó de la bancarrota a YPF
Yacimiento Loma La Lata descubierto por la petrolera en la provincia argentina de Neuquén - POOL
historia

Cuando Repsol sacó de la bancarrota a YPF

En 1907, Argentina descubre su primer pozo de petróleo. En 1922 se crea la empresa estatal con un militar al frente, convirtiéndola en una de las más grandes del mundo. Y la dictadura de Videla la deja hundida en una grave crisis…

ISRAEL VIANA
MADRID Actualizado:

La historia de la explotación petrolífera en Argentina ha pasado por muchos y muy diferentes periodos a lo largo del siglo XX. Una montaña rusa que ha acabado con la expropiación de YPF por parte del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, desatando la mayor crisis diplomática de la historia reciente entre España y Argentina, después de que 13 años atrás Repsol la sacara de la bancarrota tras adquirirla por 15.000 millones de dólares.

En 1907 se descubrió el primer pozo petrolífero de Argentina

Fue en 1907 cuando se descubrió el primer pozo petrolífero de Argentina, cerca de la ciudad de Comodoro Rivadavia, en la sureña provincia de Chubut. Eran los primero barriles del oro negro, los primeros beneficios de un sector que traería millones a las arcas argentinas durante décadas.

En la primera presidencia de Hipólito Yrigoyen, entre 1916 y 1922, se realizaron varias obras para la producción de crudo y se creó la Dirección General de Explotación del Petróleo, cuyo objetivo era regular la actividad de las compañías extranjeras que habían comenzado a establecerse en el país.

Un militar al frente de YPF

Pocos días después ser nombrado presidente en octubre de 1922, Marcelo Torcuato de Alvear nombró director de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) al militar e ingeniero Enrique Mosconi, el considerado ideólogo de la creación de la compañía que hoy trae de cabeza al Gobierno español. Mosconi permaneció en el cargo durante ocho años, dedicando grandes esfuerzos para incrementar la exploración y el desarrollo de la extracción de petróleo.

YPF creció desmesuradamcon la construcción, en 1925, de la refinería de La Plata

De hecho, el Gobierno de Torcuato de Alvear estuvo marcado por el avance del sector de la automoción en Argentina y la exitosa explotación petrolera, además de por un importante crecimiento económico y un gran aumento del PIB por habitante.

Pero el gran salto no llegó hasta 1925, cuando YPF decidió construir la refinería de La Plata en la zona portuaria de la ciudad de Ensenada, a 60 kilómetros de Buenos Aires. Con ella, la compañía estatal llegó a ser una de las empresas petrolíferas más grandes del mundo en términos de capacidad.

Perón, a la carga

La política petrolera adoptada durante la primera y segunda presidencias de Juan Domingo Perón, entre 1946 y 1955, constituye un temprano ejemplo de nacionalismo desarrollista y confirma el componente realista y pragmático que orientó a dicha política. Perón se preguntó si el Estado argentino estaba realmente capacitado para la explotación de su petróleo de forma eficiente. Estaba convencido de que YPF no tenía suficiente capacidad organizativa, técnica y financiera para un esfuerzo de esa naturaleza, tal como reconoció en su libro «La fuerza es el derecho de las bestias» (1958), escrito durante su exilio.

La producción de petróleo de YPF se multiplicó por siete y la de gas por 14 hasta 1970

Dada esta debilidad de YPF, Perón buscó la ayuda del capital extranjero como medio para lograr el autoabastecimiento petrolero y, de hecho, firmó un contrato con la empresa Standard Oil de California, que no se llegó a cumplir por su derrocamiento en 1955.

Los siguientes presidentes actuaron como un péndulo en lo que a la política petrolera se refiere. Desde la gestión del radical intransigente Arturo Frondizi –que apoyaba el monopolio estatal e inició un programa de inversiones privadas para extraer crudo y lograr el autoabastecimiento– hasta el presidente Arturo Illia, que anuló los contratos petroleros por considerarlos lesivos, en 1963.

A pesar de los continuos cambios, la producción de petróleo de YPF se multiplicó por siete y la de gas por 14 hasta 1970, momento en el cual la compañía contaba ya con más de 75.000 empleados.

YPF comienza a hundirse

Durante el último gobierno militar de Argentina, YPF comenzó su lento pero irremediable declive, has la llegada de Repsol en 1992. Una Caída que se constató con la llegada al gobierno del presidente Carlos Menem (1989-1999), bajo los argumentos de dotarla de eficiencia y competitividad.

Cristina y Nestor Kirchner apoyaron la privatización de YPF en 1999

El presidente Carlos Menem inicia el proceso de privatización a golpe de ley. Un plan que se completa en 1999 cuando Repsol pasa a controlar la totalidad de la compañía tras una operación de compra por un valor de unos 15.000 millones de dólares (85% de las acciones).

Repsol salvó así a YPF de unos números rojos que arrastraba durante décadas, dejando de ser una sociedad del Estado para convertirse en una sociedad anónima, con participación privada mayoritaria, de bancos y fondos de inversión de diversos países. ¿Dónde estaba entonces Cristina Kirchner? Junto a su esposo Nestor Kirchner, entonces gobernador de Santa Cruz y luego presidente de Argentina (2003 y 2007), apoyando dicha privatización.