Hacienda penaliza la inversión desde paraísos fiscales

Y. G./
Actualizado:

MADRID. Invertir en España a través de un fondo de inversión domiciliado en un paraíso fiscal, en este caso en las Islas Caimán, no es un buen negocio para los residentes en la Unión Europea, entre ellos los propios españoles, al menos desde un punto de vista fiscal.

Santiago Díez, socio de Albiñana y Suárez de Lezo, explicó a ABC que cuando Centaurus Alpha, fondo domiciliado en un paraíso fiscal, venda las acciones adquiridas en Aldeasa, Terra o Recoletos, tendrá que pagar ya en España un 35% de las plusvalías obtenidas. Si la inversión se hubiera realizado desde un fondo localizado en cualquier país de la Unión no tendría retención. Díez asegura que son los estadounidenses quienes suelen canalizar sus inversiones a través de las islas Caimán.

Con este análisis coincide Brian Leonard, de Deloitte & Touche, quien asegura que a un residente en nuestro país no le interesaría invertir en España a través de uno de los 48 países o territorios que el Ministerio de Economía considera paraísos fiscales.