Imagen de la operación Carpo
Imagen de la operación Carpo - ABC

Hacienda lanza una macrooperación contra el fraude fiscal en mercados centrales de fruta

La Agencia Tributaria ha registrado 75 locales distribuidos en 13 regiones con el objetivo de descubrir si usaban progamas informáticos para falsear las ventas

MadridActualizado:

La Agencia Tributaria ha lanzado hoy una macrooperación a escala nacional de lucha contra el fraude fiscal en el sector de los mercados mayoristas de frutas y hortalizas. En concreto, 430 funcionarios de la AEAT han registrado 75 locales ubicados en mercados centrales de 13 comunidades autónomas (15 locales en la Comunidad Valenciana, 14 en Madrid, 11 en Galicia, 11 en Andalucía, 6 en Canarias, 5 en Aragón, 3 en Murcia, 3 en Castilla y León, 2 en Asturias, 2 en Extremadura, 1 en Baleares, 1 en Cantabria y 1 en La Rioja, a los que se unen acciones en el País Vasco y Navarra coordinadas por las Haciendas Forales) con el objetivo de descubrir si usaban programas informáticos para falsear las ventas.

En la operación, deonominada «Carpo», la Agencia ha informado en que se han iniciado inspecciones a 80 contribuyentes vinculados a los locales inspeccionados, de los que 62 eran sociedades y 18 personas físicas socios y administradores de las sociedades investigadas.

Según su comunicado, la Agencia contaba con indicios de que estas empresas ocultaban parte de sus ventas mediante la utilización de programas informáticos que manipulaban las ventas reales, suprimiendo o modificando el importe de una transacción.

En las investigaciones realizadas previamente afloraron que estas sociedades recibían cobros en efectivo muy por encima de la media del sector mayorista de frutas, de manera que en ocasiones superaba el 80% de las ventas. La utilización de este método de cobro posibilita que las empresas oculten más fácilmente las ventas reales.

Además, los márgenes de explotación de estas sociedades eran significativamente inferiores comparado con otras empresas del sector. De hecho, la AEAT informa que contaban con resultados negativos durante varios ejercicios. Otro de los indicios que influyeron en esta operación fue que la capacidad económica de algunos administradores, según el comunicado, era «incompatible» con las rentas declaradas.

Las entradas se han iniciado a primera hora de la mañana con la personación de la Inspección Tributaria y sus Unidades de Auditoría Informática, con el fin de acceder directamente a la documentación e información contable, así como a los sistemas informáticos.