Imagen de la AP-9, una de las autopistas controladas por Itínere
Imagen de la AP-9, una de las autopistas controladas por Itínere - M.MUÑIZ

Guerra abierta por Itínere: Globalvia denuncia a Sacyr por no venderle su participación en la concesionaria

La compañía controlada por tres fondos extranjeros se hace con un 40% de la firma tras adquirir los porcentajes de Kutxabank y Abanca

MadridActualizado:

Nuevo episodio en el «culebrón» en el que se ha convertido la venta de Itínere. Globalvia se ha hecho con el 40% de la concesionaria tras adquirir hoy las participaciones de Abanca y Kutxabank. Sin embargo, finalmente Sacyr ha rechazado participar en esta particular operación, que había quedado perfilada con un contrato firmado entre las cuatro empresas durante el mes de julio. Como respuesta a este plante, la empresa controlada por fondos internacionales ha asegurado que llevará a la constructora española a los tribunales, exigiéndole una indemnización de 100 millones de euros.

Globalvia entiende que, al no acceder a la venta del 15% de Itínere que posee, Sacyr ha incumplido el contrato que firmaron ambas partes (junto a Kutxabank y Abanca) en verano. Este acuerdo, que fue remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), establecía que Globalvia se haría con el 55% de la concesionaria por por 723 millones de euros, tras haber valorado el 100% de la compañía en 1.300 millones de euros.

El pacto también incluía un derecho de tanteo para Corsair, que además de ser el accionista mayoritario de Itínere con un 37,9% tiene también la intención de hacerse con el control de la concesionaria. Sin embargo, el fondo estadounidense lanzó una contraoferta solo por el paquete de Sacyr, que le valía para sobrepasar el 50% de la compañía de infraestructuras. La intentona, que tenía visos de prosperar, fue recurrida por Globalvia, lo que provocó que un juzgado suspendiera de forma cautelar la venta de Itínere.

A finales de septiembre el asunto se enredó aún más: Corsair también presentó un arbitraje para evitar que Globalvia se hiciera con el paquete accionarial de Sacyr. Una medida que ha sido esgrimido este miércoles por la constructora para justificar su decisión de romper el acuerdo alcanzado con la compañía especializada en infraestructuras.

Las «obligaciones legales» de Sacyr

«Sacyr, en cumplimiento de sus obligaciones legales y al igual que lo hizo cuando fue citado por APG-Corsair para la venta de su participación en Itínere, se ha presentado en la notaría en la que ha sido citado y ha manifestado la existencia de unas medidas cautelares impuestas por una corte arbitral que impedían la transmisión de dicha participación», ha explicado la compañía en un comunicado.

Respecto a la posible indemnización, la constructora defiende que ha cumplido con sus «obligaciones legales y ha respetado el contrato en todo momento». «Sacyr decidirá, a través de sus órganos colegiados y en función del análisis legal y jurídico oportuno, sobre la venta de su participación del 15,5% en Itínere una vez que se levanten las medidas cautelares que se han impuesto sobre la transmisión de la participación», reza el texo.

La judicialización de la venta de Itínere puede demorar un proceso que acumula ya varios meses abierto. Fuentes conocedoras de la operación apuntan a que la operación va camino de los juzgados de forma definitiva y que se puede demorar dos o tres años. Itínere es un grupo de concesiones que gestiona 609 kilómetros de autopistas de peaje repartidos en 7 concesiones situadas en la zona noroeste de España