El grupo Carlyle de John Major se une a la puja por Auna TV como rival de Acesa

JOSÉ A. NAVAS
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

MADRID. La venta de Auna TV, siglas bajo las que se agrupa todo el negocio audiovisual de la antigua Retevisión, ha entrado en su recta final con una fuerza inusitada. Salomon Smith Barney y Santander Investment han empezado a distribuir el cuaderno de ventas entre un amplio grupo de potenciales compradores que deberán formalizar su oferta a mediados de este mes. Una operación que se inició con un precio de salida de 300 millones de euros alcanza ahora estimaciones mucho más ambiciosas en el entorno de los 800 millones de euros. Entre una cifra y otra, las propuestas que están siendo ultimadas en estos momentos se manejan alrededor de los 500 millones de euros, un buen «pellizco» en todo caso en el proceso de refinanciación del grupo Auna.

Antes del verano todos los predicamentos parecían favorables a Tradia, la empresa vinculada a La Caixa a través de Acesa y uno de los grandes operadores de redes audiovisuales que existen en España. Realmente, la significación de Retevisión con Cataluña constituía un punto de apoyo para las expectativas de La Caixa.

El paso del tiempo ha perjudicado los intereses de Tradia que ha visto como los bancos encargados de coordinar la operación iban recibiendo muestras de interés procedentes de distintos puntos cardinales. Los principales bancos de inversión, las grandes constructoras e incluso alguna compañía industrial como Crown Castle, operadora con base en Houston (Texas) y que gestiona redes audiovisuales en Estados Unidos, Reino Unido y Australia.

En la última relación de potenciales candidatos a la compra se ha colado también el grupo inversor estadounidense Carlyle, cuyo responsable para Europa es el antiguo primer ministro británico John Major. El grupo Carlyle ha planteado su deseo de formular una oferta única, si bien en medios del sector no se descarta que La Caixa promueva una negociación con el fondo americano para unir esfuerzos y reforzar la candidatura de Tradia.

Segregación de redes

La venta de la antigua red audiovisual de Retevisión, la que dió precisamente origen a la creación de esta compañía como empresa pública, forma parte de la política de desinversiones emprendida por Auna a partir de la toma de control del SCH. Antes del verano, Auna vendió Eresmas a Wanadoo, al tiempo que encargaba a la consultora de telecomunicaciones Doxa la segregación de la antigua Retevisión.

Doxa, compañía presidida por Carlos Vilarrubí, es el líder español en el sector de alta tecnología e incluye entre sus referencias a los principales bancos y empresas del país, así como a cinco Comunidades autónomas. La consultora culminó su trabajo con un dictamen claramente orientado a separar la red de telecomunicaciones de la red audiovisual. Auna ha materializado ya este plan estratégico que ha deparado la integración de la red de telecomunicaciones y de Auna Cable en una misma unidad de gestión orientada al mercado de telefonía fija. El segundo negocio, la red audiovisual, que cuenta con más de 2.000 emplazamientos de retransmisión, ha sido puesto a la venta en un proceso que se espera culminar antes de finales de año.