Activstas de Greenpeace protestan en la sede pekinesa de Monsanto por el control que esta multinacional ejerce sobre el mercado de arroz en China / AP PHOTO
Activstas de Greenpeace protestan en la sede pekinesa de Monsanto por el control que esta multinacional ejerce sobre el mercado de arroz en China / AP PHOTO

Greenpeace denuncia el auge de los transgénicos en China

EFE | PEKÍN
Actualizado:

Activistas de la organización ecologista Greenpeace han pedido en Pekín a varias multinacionales agrícolas que no empleen las semillas alteradas genéticamente para controlar el mercado alimentario chino, de unos 1.300 millones de personas.

En un mensaje dirigido a los responsables de la agroquímica Syngenta, el grupo farmacéutico Bayer, la multinacional de productos para agricultura y alimentación DuPont y la empresa agrícola Monsanto, Greenpeace advirtió que son "propietarias de las patentes de semillas de arroz y maíz alteradas genéticamente que se desarrollan en China".

En un cartel desplegado en el acto de protesta, los activistas pidieron a Monsanto que "saquen sus manos de los alimentos chinos".

El responsable de Alimentación y Comida de Greenpeace en China, Fang Lifeng, acusó a Monsanto de "estar fuertemente involucrada en el sector de las semillas alteradas genéticamente".

Para la organización ecologista, China es un país tradicionalmente agrario, que durante miles de años "ha utilizado tecnología no alterada genéticamente para hacer crecer toda su alta gama de semillas".

"China ha desarrollado muchos resistentes antipesticidas y variedades altas de alto rendimiento sin necesidad de llegar a usar recursos alterados genéticamente", precisó Greenpeace.

Según la organización, el cambio climático está afectando a la producción agrícola china y las semillas alteradas "amenazan la seguridad de los alimentos" del país asiático que es "autosuficiente" en la producción de este alimento