Grecia espera la votación del plan de recortes en medio de la agitación política y social
Manifestaciones con motivo de la huelga general de 48 horas - reuters

Grecia espera la votación del plan de recortes en medio de la agitación política y social

Dimisiones en el seno del Gobierno y otra jornada de huelga general a 24 horas de la votación definitiva este domingo por el Parlamento

corresponsal en atenas Actualizado:

Tras un Consejo de Ministros que se prolongó pasada la medianoche, el Gobierno de coalición griego presidido por Lukas Papadimosaprobó por unanimidad el programa de recortes y reformas exigido por la «troika». Se presenta con carácter urgente este sábado para su votación mañana domingo. El Consejo se reunió pese a la dimisión de seis miembros del Gobierno, dos socialistas y cuatro del partido de ultraderecha.

El Gobierno presentará ante el Parlamento el proyecto de ley con el programa de recortes necesario para el nuevo rescate de la UE y del FMI (de 130.000 millones de euros) y para la quita del 50% de la deuda griega (unos 100.000 millones de euros) junto con el proyecto de la refinanciación de los bancos y la autorización para que Papadimos y el ministro de Hacienda Evánguelos Venizelos lo firmen. Se necesitan al menos 151 votos del Parlamento unicameral griego de 300 escaños para tener suficiente mayoría.

Papadimos y Venizelos presentarán este miércoles en Bruselas el programa, pero no habrá desembolso de dinero hasta que no se aprueben las leyes para implementar el programa completo. Para ello tienen 15 días.

Dado que en estos últimos días existe un «rosario» de diputados socialistas y algunos conservadores que dimiten o declaran que no votarán (153 socialistas y 83 conservadores) se esperaba que esta mañana, cuando Papandreu y Samarás se reunían con sus grupos parlamentarios exigieran disciplina de partido.

Lo ha hecho Andonis Samarás, dejando claro que lo responsable es salvar el país y ser su apoyo, explicando como su partido pasó de ser contrario a los anteriores programas de reformas ahora aboga por este. Papandreu ha solicitado a sus diputados el estar todos unidos, como un puño, en todos mas dramáticos, pero sin hablar de disciplina.

No hay que olvidar que Bruselas exige, tras la aprobación en el Parlamento del programa de reformas, un compromiso formal y escrito de los líderes de los partidos en el gobierno de que se implementará el programa junto con un calendario de fechas en las que comenzará dicha implementación. Si no, no habrá rescate, ni quita y sí una suspensión de pagos el 20 de marzo cuando Grecia tiene obligaciones por valor de 14.500 millones de euros.

Parece casi imposible que entre los diputados del PASOK y de Nueva Democracia no se consigan los votos necesarios por mucho que se sigan anunciando los nombres de diputados socialistas y alguno conservador que han declarado que no votarán o han dejado su escaño. La votación será nominal, según exigencia de los comunistas del partido KKE, que votarán en contra junto con los radicales del partido SYRIZA , la formación de izquierda presidida por Fotis Kuvélis (Izquierda Democrática) y muchos independientes, un total de 48 diputados.

No se conoce que harán finalmente los 16 miembros del partido de ultraderecha LAOS ya que aunque su presidente Yorgos Karatzaferis ha decidido no votar a favor del programa, dos de sus diputados que estaban en el gobierno se mostraron dispuestos a hacerlo.

Entretanto la opinión pública está muy inquieta ya que, aunque nadie quiere estos nuevos recortes y reformas que entre otras muchas medidas provocarán el despido de 150.000 empleados hasta el 2015 y reducirán el salario mínimo en un 20%, los griegos en su mayoría no quieren abandonar el euro ni Europa. Pero se enfrentan a su quinto año de recesión, viendo un aumento de casi 10$ en el coste de vida, mientras que la gran mayoría ha visto como sus ingresos se han reducido en un 25% como mínimo, han aumentado los impuestos y el desempleo ha alcanzado el millón de personas en un país de once millones.

Continúa la huelga general de 48 horas convocada por los sindicatos, que ya habían convocado otra el martes, y que seguirá paralizando el transporte marítimo y ferroviario así como la sanidad pública y otros servicios públicos, como los transportes de Atenas. Para mañana a las cinco de la tarde se ha convocado otra manifestación.