El presidente de la Airef, José Luis Escrivá
El presidente de la Airef, José Luis Escrivá - EFE

El Gobierno subirá la base máxima de cotización entre un 10 y un 12% en 2019

El Ejecutivo comunica a la Autoridad Fiscal que espera recaudar hasta 1.100 millones por este alza

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Gobierno está dispuesto a sacar recursos para pagar las pensiones de debajo de las piedras. Es el objetivo que persigue la subida de las bases máximas de cotización entre un 10 y un 12%. Unos planes que desveló ayer la Autoridad Fiscal Independiente (Airef) después de que el Gobierno le comunicara en detalle los ingresos que tiene previsto obtener en 2019.

Este anuncio a la Airef implica que el Ejecutivo hará recaer parte de las subidas fiscales en los impuestos al empleo que pagan la empresas, hoy 6,6 puntos porcentuales mayores que la media de la UE. Las cotizaciones sociales representan hoy en España el 24% del total de impuestos a las empresas frente al 17% que supone en Alemania o el 10% en Irlanda, lo que hace de la subida que viene un nuevo obstáculo para la actividad en un momento en el que los principales indicadores avisan ya de una desaceleración económica.

La subida de las bases máximas implicará elevar lo que las empresas pagan en cuotas por los sueldos más altos, pero también subirá el coste de lo que pagan por los salarios más bajos, ya que también crecerán en 2019 las bases mínimas. En este caso el alza será mayor, del 23,2%, el mismo porcentaje en el que crecerá el salario mínimo, dado que ambos indicadores están referenciados. La presión de los autónomos hizo dar marcha atrás al presidente del Gobierno en su intención de subir las bases mínimas del colectivo en el mismo porcentaje que los asalariados, de lo que no se librarán los autónomos empleadores. Pero no está todo dicho porque el martes la Seguridad Social comunicó al colectivo de autónomos que deben contribuir más para pagar las pensiones y les planteó subidas de la base mínima de hasta un 12%, lo que contribuyó a sembrar el caos en el colectivo que a día de hoy no sabe lo que subirán sus impuestos al empleo.

La idea del Gobierno es que esta subida de bases máximas le reporte a la caja de las pensiones entre 1.000 y 1.100 millones. A esta cantidad habría que sumar otros 1.500 millones de ingresos que vendrían de subir las bases mínimas a los asalariados y a los autónomos.

Las bases de cotización son la referencia que toma la Seguridad Social para calcular cuánto tienen que pagarle los trabajadores y los empresarios. En la práctica esta base se corresponde con el salario del trabajador y está limitada. En 2018 la mínima está fijada en 858,6 euros y la máxima en 3.803,7 euros. Cuando un trabajador gana más del tope máximo de 3.803 euros mensuales (45.636 euros al año) no tiene que cotizar por la cantidad que supere ese salario si no solo por ese tope máximo. Al elevar entre un 10% y un 12% esa base, el Ejecutivo aumenta la cuantía que tienen que pagar los que más ganan.

La subida de bases máximas elevará tres décimas la previsión de ingresos que, según la Airef, se situará entre 6.078 y 7.698 millones. «Las cotizaciones pasarán de crecer un 5,5% este año a un 6,7% el año que viene», dijo ayer el presidente de la Airef, José Luis Escrivá, en la comisión de Presupuestos del Congreso, donde anunció los planes del Gobierno y presentó la evaluación del organismo al plan presupuestado enviado a Bruselas. Escrivá estimó que el déficit público alcanzará el 2,8% del PIB en 2018, una décima más respecto al objetivo del 2,7% pactado entre el Ejecutivo y Bruselas. Respecto a 2019, la organización ve «factible» alcanzar el objetivo del 1,8%.

Además, el presidente de la Airef también evaluó la subida del 22,3%, hasta 900 euros, del salario mínimo. Escrivá dijo que se trata de una medida sin precedentes que afectará a 1,2 millones de trabajadores e incrementará la renta bruta disponible en unos 1.750 millones. También destacó que esta medida puede desencadenar una gran incertidumbre en el mercado de trabajo y que por el alza se dejaran de crear 40.000 empleos en 2019 y otros 20.000 más en 2020. Según sus cálculos, la subida lastrará una décima la competitividad y las exportaciones.

Menos ingresos

Respecto al déficit, Escrivá explicó que la desviación de una décima de la previsión se explica por unas estimaciones de gasto «improbables». En este sentido, la Airef prevé un desembolso adicional de 360 millones por la eliminación del copago farmacéutico y de volver a revalorizar las pensiones con el IPC y subir las mínimas y no contributivas un 3%. Medidas que elevarán el gasto total hasta 2.886 millones, según el organismo. Además, según la Airef, habrá una desviación del gasto de comunidades y ayuntamientos.

Del lado de los ingresos, la Airef prevé que la recaudación se sitúe entre 5.078 y 6.598 millones. Entre 580 y 2.100 millones menos respecto a los 7.178 millones que prevé el Gobierno. La institución coincide en la estimación de recaudación en el impuesto de Sociedades y la rebaja en este impuesto para las pymes, el IVA y el impuesto al diésel. Pero prevé menor recaudación en el IRPF (aumento de entre 245 y 255 millones frente a los 328 que prevé el Ejecutivo), el impuesto a las transacciones financieras (entre 420 y 850 millones, frente a los 850 del Gobierno), la «tasa Google» (entre 546 y 968 millones frente a 1.200), así como en el conjunto de medidas de lucha contra el fraude.

Además, la Airef prevé un «one off» de 800 millones que, tal y como adelantó ABC, acarreará el conflicto judicial que mantiene la Generalitat con Acciona por la liquidación de la adjudicación de Aguas del Llobregat. De igual forma, distintas sentencias judiciales en Baleares, Andalucía y Valencia tendrán un impacto de 300 millones de euros, según el organismo.