El Gobierno repartirá a 40.000 empleados públicos una paga de 280 euros antes de verano

El Ejecutivo soslaya primar variables como la productividad y dedica los fondos pactados a mejorar a los salarios más bajos de la Administración

MADRIDActualizado:

Los 40.000 empleados públicos de personal laboral de la Administración General del Estado recibirán antes del verano una paga de 280 euros. A escasos dos meses de las elecciones generales, así lo firmó ayer la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, dentro de los dos acuerdos comprometidos con los sindicatos: el IV convenio único del personal laboral al servicio de la Administración General del Estado y la asignación de los fondos adicionales previstos en las retribuciones de los empleados públicos. En este último punto, unos 40.000 empleados públicos de personal laboral recibirán 280 euros de paga lineal, sin distinción, en los próximos meses, con las urnas al acecho.

«Dependemos de la aprobación de la Dirección General de Trabajo como cualquier convenio y su correspondiente publicación. La aprobación y posterior entrada en la nómina irá para abril o mayo», señala a ABC el secretario de Estado de Función Pública, José Antonio Benedicto. Fuentes sindicales y del departamento señalan que lo que es seguro es que se cobrará «antes del verano».

El departamento dirigido por Batet decidió ayer cómo se repartían unos fondos que ya se aprobaron con el anterior Gobierno. El Ministerio de Hacienda que dirigía Cristóbal Montoro acordó en marzo de 2018 con los sindicatos que se repartirán subidas equivalentes al 0,2% de la masa salarial en 2018, el 0,25% en 2019 y el 0,3% en 2020 para fomentar varios indicadores a decidir: desde la productividad a la equiparación salarial entre cuerpos.

Sin embargo, los fondos de este año y del anterior no se habían distribuido aún y este punto fue el que se acordó ayer con CC.OO. y UGT. El acuerdo no fue total y contó con el rechazo de CSIF, que tildó la distribución de fondos de «cheque electoral». Así, en la parte del Estado, finalmente la productividad se ha soslayado y se ha decidido primar la subida de los sueldos más bajos de las plantillas: los fondos de 2018 se dedican casi a la totalidad a ello.

El secretario de Acción Sindical de CSIF, Francisco Camarillo, describía que su sindicato pedía que los fondos se destinaran a la carrera profesional, punto base para posteriores incentivos al desempeño y a la productividad, además de premiar la antigüedad, y criticó la medida como «electoralista». Pese a que la medida va en el Convenio Único también firmado por CSIF, la distribución de fondos no ha sido del agrado de la central.

De esta forma, tras la subida salarial del 2,5% aprobada por decreto y la norma que sacará el Gobierno este mes o el siguiente con la consiguiente oferta de empleo público -que aún se debe negociar-, el Gobierno volvió a lanzar ayer un guiño a la plantilla pública. La distribución de fondos prevista consta de 32,5 millones de euros en total de 2018 a 2019, y su negociación concluyó ayer. El grueso de la parte del año pasado, diez de los 14,5 millones, va destinado al personal laboral, mientras que la parte restante se destina a mejorar salarialmente a los grupos E y C2 a niveles 13 y 14 respectivamente.

12.800 empleados de instituciones penitenciarias

Con los fondos de este año, unos 18 millones, se reclasificarán a trabajadores de instituciones penitenciarias, en torno a 12.800 efectivos, que pasarán de los niveles 15 a al 16 y del 23 al 24, con la consiguiente subida. También se elevará a los grupos A1 y A2, describe el secretario de AGE de CC.OO, José Manuel Vera. Para 2020 se contarán con más de 20 millones de euros en fondos.

Tomando el IV Convenio Único, el plan es que haya una subida acumulada en estos tres años del 14% para el personal laboral. Tanto el reparto de fondos para 2018 y 2019 como el nuevo convenio beneficiarán a 90.000 empleados públicos con un coste de 45 millones en los dos años.

Porque el acuerdo que sí suscitó el consenso y la firma de CSIF, CC.OO, UGT y CIG, es el del Convenio Único que llevaba más de diez años varado y que, tras tres años de negociación, eleva las tablas salariales del personal laboral. Dentro de este colectivo el salario mínimo será de 1.071 euros al mes -en una categoría E0 que añadirá a futuros empleados sin calificación que pueda contratar la Administración, lo que supone un alza de 152 euros mensuales para este grupo que aún no tiene a ningún empleado-.

Como abundó el secretario de AGE de UGT, Carlos Álvarez, a la mayor parte de los laborales, que están en el grupo E1, se les sube 138 euros al mes: de un sueldo de 998 pasarán en unos meses a otro de 1.136 que en 2020 será de 1.161 -y de 1.200 si se aplica la subida variable ligada al PIB-. El convenio tiene un coste de 25 millones de euros.

También recoge que el personal laboral de la AGE pueda acogerse a la jubilación parcial anticipada, en las mismas condiciones que el resto de trabajadores desde 2021. Por último, el convenio también incentiva a los empleados de atención al público con mayores subidas y crea una categoría especial para los que hablen otra lengua cooficial, como catalán o gallego, lo que conllevará un aumento retributivo que aún se debe negociar, ya que es para el año que viene.