Miguel Blesa

El Gobierno de Esperanza Aguirre impulsa el nuevo protagonismo de Caja Madrid en Endesa

Por primera vez desde el cambio de Gobierno, un sector del PP intenta hacer frente a los planes de reordenación y relevos presidenciales que quiere el Ejecutivo

A. LASO D´LOM, J. GONZÁLEZ/
Actualizado:

MADRID. El aumento de la participación de Caja Madrid en el capital de Endesa del 5 al 9% -que ampliará en breve hasta un 10%-, significa que la caja presidida por Miguel Blesa quiere ser un jugador de primera en la próxima reordenación del sector energético que prepara el Ministerio de Industria y que podría comenzar a plantearse el próximo otoño, según fuentes de la entidad financiera.

Estas mismas fuentes, aunque niegan cualquier sentido político a la operación, aseguran que se trata de una decisión muy meditada y que cuenta con todo el respaldo de su consejo, en el que participan desde el PP hasta el PSOE e IU, así como los sindicatos.

En este sentido, las fuentes consultadas aseguran que la caja ya ha pedido a Endesa un segundo consejero en la eléctrica, al que lógicamente podrían acceder por su aumento de la participación.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, aseguró ayer a ABC que aplaude la decisión de la caja de ahorros madrileña. Según González, cuando hace meses se planteó la posible fusión de Endesa con Gas Natural y Aguas de Barcelona (Agbar) -las dos últimas en el grupo empresarial de La Caixa-, «desde la Comunidad ya dijimos públicamente que, como accionista de referencia de la eléctrica, esperábamos que la caja estuviera a la altura de las circunstancias y defendiera su poder de decisión en la compañía».

Esto, según González, se está ya cumpliendo con el aumento de su participación en Endesa hasta el 9%, ya que la entidad madrileña puede ahora jugar un papel más importante en la posible reordenación energética que se espera para finales de año.

Sectores industriales

Incluso, cuando se rumoreó aquella fusión entre Endesa, Gas Natural y Aguas de Barcelona, el Gobierno regional madrileño temió porque la nueva y moderna sede de Endesa fuera trasladada a Cataluña, como ha ocurrido después con la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

Según González, «es necesario que Caja Madrid tenga una estrategia industrial para seguir consolidándose en los principales sectores industriales. Primero, porque es bueno para sus impositores; segundo, porque refuerza a la propia entidad el participar en una política de núcleos duros que ahora todas las fuerzas políticas defienden; y tercero, porque también es bueno y necesario para la propia Comunidad de Madrid, como espacio geográfico, en el que la caja debe seguir afianzándose en sus principales sectores económicos».

El apoyo del Gobierno de Esperanza Aguirre al aumento de la participación de la caja en Endesa es interpretado desde fuentes políticas como la primera respuesta ordenada desde importantes sectores del Partido Popular a la política empresarial del Gobierno Zapatero.

En concreto, se interpreta como una clara contestación a los planes que el ministro Montilla tiene para el sector energético, en los que el Ejecutivo ha reservado un papel estelar a La Caixa, entidad que parecía el único jugador de importancia dada su masiva presencia en este sector, en el que controla Repsol YPF, Gas Natural y Aguas de Barcelona.

Sectores del PP

Las mismas fuentes opinan que esta estrategia del PP se ha visto alentada por los sucesivos fracasos cosechados por el Gobierno en su estrategia de ir sustituyendo a los presidentes de las privatizadas por el Gobierno de José María Aznar. La única operación de éxito para el PSOE fue la toma de control de Repsol YPF por parte de La Caixa, que apenas levantó ruido mediático. Por el contrario, su segundo gran intento, que fue desbancar a Francisco González de la presidencia del BBVA, chocó con la numantina resistencia de este último, pese a las acometidas de la constructora Sacyr.

Tampoco ha triunfado el Gobierno en Aldeasa, donde el «gato al agua» se lo está llevando un grupo en el que participa el propio accionista mayoritario de la empresa de «dutty free», Altadis, que no se ha dejado «robar la cartera». La «agresión» de los primeros opantes, el grupo Gea, presidido por el ex secretario de Estado de Economía en la etapa de Solchaga y ex presidente de Tabacalera, Pedro Pérez, ha quedado en nada.

Relevo en la CNE y Libro Blanco

En el caso del sector energético, hay dos hechos que van a condicionar los posibles movimientos futuros. Primero, el relevo del presidente de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Pedro Meroño, nombrado por el Gobierno del Partido Popular. Segundo, la elaboración del Libro Blanco de la electricidad, texto que quiere utilizar el Ministerio de Industria para llevar a cabo profundos cambios en el sector energético, que podrían estar orientados a facilitar la creación de grandes grupos empresariales, situación que sería aprovechada por La Caixa.

Mientras, el consejero delegado de Endesa, Rafael Miranda, se felicitó ayer por la toma de posición de Caja Madrid en el accionariado de Endesa por lo que la operación supone de confianza hacia la eléctrica.

Tras asistir a una jornadas organizadas por el Club Español de la Energía, Rafael Miranda aseguró que «toda entrada de un accionista en la empresa es bienvenida. Sobre todo, porque quiere decir que hay confianza en la compañía, como la propia Caja Madrid ha dicho».