Globalia apuesta por entrar en el negocio del ferrocarril, según Juan José Hidalgo

A. LASO D´LOM/A. POLOMADRID. El presidente de Globalia, Juan José Hidalgo, cree que el ferrocarril será el medio preferido de transporte de los españoles para viajar por el país a medio plazo por lo

A. LASO D´LOM/A. POLO. MADRID.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente de Globalia, Juan José Hidalgo, cree que el ferrocarril será el medio preferido de transporte de los españoles para viajar por el país a medio plazo por lo que ha decidido apostar por el tren y tiene planes para que su grupo entre a corto o medio plazo en el negocio ferroviario.

Hidalgo, que preside este hólding turístico (hoteles y agencias), de transporte aéreo (Air Europa) y también de nuevos negocios como energías renovables, y que ya factura casi 5.000 millones y emplea a 25.000 trabajadores, cree que «la progresiva extensión de las redes de alta velocidad, la saturación de las carreteras y las crecientes dificultades impuestas por la administración aeronáutica en materia de seguridad están convirtiendo al avión en un transporte cada vez más incómodo para los pasajeros».

Por ello asegura que «en el ferrocarril hay un gran camino, porque cada año lo utilizan 35 millones de españoles. Además, el pasajero no tiene que soportar los problemas que estamos teniendo en la aviación».

En este sentido, Juan José Hidalgo se queja de que la seguridad en los aeropuertos se ha llevado a extremos inaceptables que perjudican al pasajero y a las propias compañías aéreas. «La aviación se ha convertido en un objetivo a batir y yo me pregunto por qué no se adoptan las mismas medidas de seguridad en otros transportes, como el autobús, en los centros comerciales o en las grandes superficies».

Visión de futuro

Esta visión de futuro explica la reciente adquisición, por 5 millones de euros, de Iberrail, un operador turístico, a través del cual ofrece billetes combinados de tren, avión y hotel a destinos nacionales. «De esos 35 millones que viajan en tren, un buen porcentaje se dirige a la costa y las islas. Si a muchos les ofreces un paquete turístico en un tren rápido y un buen hotel, seguro que triunfas».

A sus 65 años, se siente «con muchas fuerzas para seguir» junto a su hijo Javier al frente del grupo Globalia, que este año espera aumentar un 20% su facturación, pasando de los 3.600 millones contabilizados en 2006 a los 4.200 millones previstos.

Además de gestionar las 1.300 agencias de Viajes Halcón, los dos millones de paquetes turísticos que vende al año, de explotar 35 establecimientos hoteleros bajo la marca Oasis y de ofrecer servicios de «handling» en distintos aeropuertos nacionales e internacionales, Juan José Hidalgo aún dispone de tiempo para diversificar, a título personal, sus negocios hacia otros derroteros.

Por si acaso, la hucha

«Los que pasamos hambre y muchas necesidades tenemos que guardar algo debajo de la almohada para el día de mañana, como nuestros abuelos. Con 25.000 familias que dependen de mí, con tantos negocios y según se mueve el mundo voy a diversificar mis esfuerzos, por si acaso», asegura reivin dicando la hucha de toda la vida.

Así, vendió una parte de los terrenos que tiene en Estepona (Málaga) y el dinero lo reinvirtió en Santo Domingo para construir tres nuevos hoteles y participar, con un 25% del capital, en la creación de Air Dominicana, una compañía chárter que operará dos nuevos B-737 cedidos por Hidalgo, con el objetivo de de potenciar Punta Cana con turismo procedente de Estados Unidos, Canadá, Brasil, Chile, Argentina, etc...

Sin prisa para salir a Bolsa

Después de los rumores que hace tiempo apuntaban a una salida a Bolsa del grupo Globalia, su presidente sigue sin impulsar este proyecto, pese al ahorro que supondría para la cuenta de resultados de Air Europa en materia de alquiler de aviones. Además ahora tiene socios muy solventes y estables como el Banco Popular y Unicaja, que han dado desde su llegada mucha estabilidad institucional a Globalia y todas sus empresas.

«La Bolsa siempre está en el candelero de este grupo, aunque nunca nos lo hemos planteado seriamente. Ahora, si quisiéramos, podríamos lanzar perfectamente al mercado tres o cuatro sociedades del grupo con éxito. Pero todavía no lo hemos abordado en serio, principalmente por mi culpa, porque el grupo no tiene escasez de tesorería, no está endeudado».

Esta fuerte liquidez, en gran parte proveniente de las 1.300 agencias vendiendo cada día paquetes turísticos y haciendo caja, contribuye a que puedan analizar «todo lo que se ponga por delante, porque en este grupo hay una sorpresa cada día debido a que somos muy inquietos y creadores».

¿Iberia?

De Iberia, compañía de la que estuvo a punto de adquirir un 10% hace años y convertirse en su mayor socio, no quiere hablar, pero sí reconoce que ha fijado su mirada, por ejemplo, en el negocio de «handling» del grupo Acciona.

«Lo vamos a analizar, aunque una cosa es analizarlo y otra cosa es hacer una oferta. Somos grandes operadores de «handling», el tercer o cuarto operador del mundo, con más de 30 aeropuertos y un volumen de negocio muy fuerte. En cualquier caso habrá que tener en cuenta la opinión de Aena, si permite el endoso de una concesión reciente».

A propósito de este ente público, Aena, y sobre las peticiones realizadas por alguna comunidad para asumir sus competencias, Hidalgo precisa que «tendrían que disolverla, porque no pueden desagregarla por los compromisos económicos de inversión que tiene contraídos a largo plazo. Si cada comunidad soportara sus propias inversiones, asumiera sus propios riesgos operativos y fuera una gestión independiente sería, creo yo, un modelo más competitivo».

Terminal sur de Barcelona

Sobre la polémica creada en torno a la nueva terminal sur de Barcelona, el presidente de Globalia afirma que «es un tema que se ha politizado y que debería haberse enfocado en función de los tráficos que tiene cada uno. Air Europa representa el 25 o el 30% del volumen operativo de Barcelona y necesita una ubicación adecuada. Por cierto, está mejor diseñada que la T4. El arquitecto que hizo ese diseño se lució, porque para mí no se puede hacer peor, y es la primera vez que públicamente lo digo. Lo está pagando Iberia y el usuario, que tiene que esperar una hora para recoger su maleta. Habría que haber pensado en una terminal mucho más práctica».

Finalmente, uno de los mayores orgullos de Hidalgo, que no deja de explicar a cada momento, es la flota de Air Europa, según explica, «una de las más modernas. No hay nadie que tenga una flota como la nuestra, todos los aviones son nuevos, han llegado de fábrica, ninguno de segunda mano, todos limpios».