Las regiones más envejecidas serán las del norte frente a Madrid y las mediterráneas
Las regiones más envejecidas serán las del norte frente a Madrid y las mediterráneas - ABC
Demografía deprimida

El gasto en pensiones se disparará en Galicia, Asturias y Castilla y León

La agencia de «rating» Moody's señala que son las comunidades con mayor envejecimiento y tilda de «casi agotado» el Fondo de Reserva

MADRIDActualizado:

Más cerca de una distopía que de la utopía, España en 2035 será una gerontocracia en el que se disparará el número de personas que vivan solas, con más supermercados y menos bares y en el que las regiones del norte estarán deprimidas ante este envejecimiento. Lejos de conformar una réplica de «Blade Runner», estas conclusiones arroja el último informe de la agencia de rating Moody’s sobre el envejecimiento poblacional de nuestro país, al tildar de «especialmente vulnerables» las perspectivas para Asturias, Castilla y León y Galicia, las regiones en las que el gasto en pensiones, Sanidad y Dependencia asociada al envejecimiento se disparará con mayor fuerza en las próximas décadas.

En estas tres comunidades el 25% de la población actual tiene más de 65 años, un porcentaje superior al 19% de media en toda España. La población que tenga más de estos 65 años representará más del 31% en 2040 según Moody’s, lo que impactará en las arcas públicas de las comunidades, en las que el 50% del gasto se destina en un 50% de Sanidad y Dependencia, recuerda el vicepresidente y analista sénior de Moody’s, Antonio Tena. Donde menos envejecimiento habrá será en Barcelona, Madrid y las regiones mediterráneas, señala Moody’s. Cantabria, País Vasco y La Rioja son las otras más vulnerables tras Asturias, Castilla y León y Galicia.

La otra administración que verá con temor este envejecimiento acelerado será la Seguridad Social, cuya situación preocupa a la agencia. «El déficit de la Seguridad Social de 2017 fue del 1,4% del PIB, cerca de la mitad del total. Y el Fondo de Reserva se encuentra casi agotado», incide Tena. Escenario que se agravará con las mayores pensiones de los nuevos jubilados y el hecho de que cada vez sean más, en un momento en el que la tasa de paro aún vuela por encima del 15%, lo que tensiona el ratio entre cotizantes y jubilados.

Estimaciones cuestionadas

Moody’s toma datos del último informe de la Comisión Europea «Ageing report» y dibuja una sociedad que cambiará con fuerza en cuanto la generación del «baby boom», los 14 millones de españoles que nacieron entre 1958 y 1977, comiencen a jubilarse a partir de 2023. Estas estimaciones demográficas han sido tildadas de pesimistas por parte de organismos como la Autoridad Fiscal que lamentan que no se tome en cuenta la esperable mejora del mercado laboral y la llegada de migración, que la institución cifra en 8,6 millones hasta 2050 que rejuvenecerán la pirámide de población nacional.

Con los datos de la UE que recuerda Moody’s, la tasa de reemplazo -ratio entre el último sueldo y la primera nómina como pensionista- del entorno del 80% actual hacia un 50% en España hasta 2070, la mayor caída del euro, aunque aún así la pensión seguirá siendo más alta que en los países de nuestro entorno -ahora solo Francia supera en porcentaje a España-.

Los precios de la vivienda caerán

Pero esta gerontocracia al acecho también tendrá fuertes consecuencias sociales en la sociedad española, que verá cómo compra más en tiendas de barrio y sale menos de terrazas. Moody’s señala que el consumo en supermercados de barrio aumentará con fuerza, pero se desplomará en hipermercados y centros comerciales. También caerá en restaurantes y bares: los mayores de 65 años comen fuera de casa un 40% menos que el resto.

Asimismo, los valores respaldados por hipotecas también irán a la baja: el desequilibrio entre mayores y jóvenes se repicará según Moody’s en la oferta y demanda en el mercado de vivienda. Habrá más oferta de vendedores mayores de 65 años que demanda de compradores jóvenes, lo que deprimirá los precios, sobre todo en zonas no urbanas. Unas 200.000 viviendas se transmitirán en herencia cada año desde 2030, según Moody’s. Y junto ello, otro dato escalofriante: cada vez hay y habrá más personas mayores que viven solas y para 2020 superarán los dos millones.