Una mujer pasea por el aeropuerto de Hong Kong
Una mujer pasea por el aeropuerto de Hong Kong - REUTERS

La fuga de cerebros en España, «anecdótica»

Un estudio de Adecco desvela que el número de españoles que decidió dejar el país durante los últimos siete años se mantuvo constante, mientras que los extranjeros que emigraron sí que aumentó hasta el 12%

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Derrumbando mitos sobre cacareada «fuga de cerebros» durante la crisis. Un informe de Adecco desvela que desde 2008 hasta el año 2013 la mayor parte de las personas que decidieron emigrar de nuestro país fueron extranjeros, mientras que no hubo cambios en el número de españoles que salió del país.

Según las cifras del documento «Movimientos migratorios en España entre 2008 y 2014», en 2008, del total de emigrantes, un 40,8% era de nacionalidad española. Este porcentaje se ha ido reduciendo a lo largo de la crisis hasta llegar a un mínimo de un 31,6% en 2013. El pasado año, eran españoles el 38% del total de emigrantes. La media de los siete años analizados es del 36% de emigrantes españoles, es decir, que poco más de 1 de cada 3 personas que abandonaba España o cambiaba de residencia entre autonomías era español.

Por su parte, el número de españoles que emigró (ya fuese hacia el exterior o hacia otra autonomía) se mantuvo relativamente constante a lo largo de los últimos siete años, entre 230.000 y 240.000 personas por año. Según Adecco, 2009 fue el año con menor número de emigrantes españoles al sumar 230.400 personas. El mayor número se encuentra en 2011, con 244.000 personas. El año pasado sumaron 237.400 personas.

«Estos datos dejan un primer mensaje relevante: la crisis no influyó en la decisión de emigrar de los ciudadanos españoles ya que, como vemos, ese flujo se mantuvo relativamente constante», asegura el informe de la empresa especializada en recursos humanos, que ha contado con el apoyo de los investigadores de Barceló & Asociados. De hecho, en 2009, el año con mayor pérdida de puestos de trabajo, es el que registró un menor número de emigrantes.

Lo que sí aumentó durante la crisis fue el número de extranjeros que decidieron emigrar. En 2008 sumaron 343.500 personas, cantidad que se fue incrementando hasta llegar a 501.100 personas en 2013 (+45,9%). En 2014 se registró un importante descenso hasta 387.200 emigrantes (-22,7%). «De esto se deduce una segunda conclusión y es que en el caso de los extranjeros que viven en España, la situación económica sí ha sido un factor clave en su decisión de emigrar o permanecer», afirman desde Adecco. La reducción en la cantidad de emigrantes extranjeros se produjo de hecho en 2014, que fue el primer año de expansión económica desde 2008.

Así, a lo largo de los años de crisis, los españoles que decidieron emigrar fueron siempre el 1,2% de la población activa, mientras que en el caso de los extranjeros, la proporción fue al alza desde el 9,3% de 2008 hasta el 14,3% de 2013, para descender hasta el 11,7% un año más tarde.

«La comparación de estas cifras con la población económicamente activa ratifican que la emigración de españoles a lo largo de la crisis fue un fenómeno relativamente marginal: no ha habido éxodo nacional pese a las anécdotas que invitan a pensar lo contrario. El número de españoles que emigró cada año equivale al 0,2% de los españoles económicamente activos. En cambio, la proporción de extranjeros activos que emigró creció desde un 6,1% en 2008 hasta el 11,7% en 2013, para luego reducirse hasta un 9,2% en 2014», concluye Adecco.