REUTERS

El fuerte interés por Abertis suma presión a la opa de Atlantia

El precio de los títulos de Abertis supera el importe ofrecido por la italiana

MadridActualizado:

Parecía complicado, por las dimensiones de la operación, pero conforme pasan las semanas se superponen las muestras de interés por Abertis y emerge la amenaza, aún remota y llena de incógnitas, de un baile de opas por el grupo de concesiones catalán. Ayer se sumó ACS, que reconoció en un comunicado remitido a la ComisiónNacional del Mercado de Valores (CNMV) que la compañía «está estudiando con asistencia de asesores externos y sin que se haya sometido la cuestión a la deliberación del consejo de administración» una «posible contraopa», aunque «hasta la fecha» no se ha tomado decisión alguna al respecto.

El problema, como en el caso de AENA que trascendió esta semana, es su envergadura. La italiana Atlantia ha ofrecido 16,50 euros por acción, un precio que valora la firma española en 16.430 millones. Si se añaden los 14.994 millones de su deuda, la operación estaría valorada en el entorno de los 31.000 millones de euros. Esto obligaría al grupo presidido por Florentino Pérez a buscar financiación externa por esta cantidad, lo que podría aumentar notablemente su endeudamiento en un momento en el que, precisamente, ACS ya había parecido encarar la recta final de su estrategia de desapalancamiento. También entra en juego la posibilidad de que acuda de la mano de fondos internacionales, entre los que fuentes del mercado sitúan a la australiana Macquarie, una vieja conocida en España por adquirir en 2015 la división nacional de E.ON, germen de la actual Viesgo.

Sin embargo, los analistas consideran poco probable que ACS dé ese paso, como apuntó Renta 4, quien le otorgó una probabilidad «relativamente baja». Esto no fue óbice para que las repercusiones del posible movimiento fueran recibidas con alarma en el mercado, en el caso de ACS, que se desplomó en Bolsa un 6,35% durante la sesión y, en menor medida, Atlantia, que retrocedió un 1,86%.

Por el contrario, la cotización de Abertis siguió al alza, alimentada por las perspectivas de varias contraopas. La compañía que dirige Francisco Reynés tocó su mínimo semanal el pasado martes(16,42 euros), antes de que se confirmara que AENA y ACS estaban evaluando las posibles contraopas. Desde entonces, ha iniciado una espiral que la ha llevado a superar el precio ofrecido por Atlantia en 15 céntimos (16,65). De manera continuada –más de una sesión– desde finales del mes de mayo, las acciones de Abertis no superaban el precio ofertado por la italiana. El repunte bursátil, por tanto, aumenta la presión para que Atlantia mejore su oferta, vista con escepticismo por diversos analistas porque no recoge prima de control (el sobreprecio que se debe abonar por controlar la compañía). En el plano político, se calman las aguas. El ministro de Economía, Luis de Guindos, recalcó ayer públicamente, en referencia a Abertis, que «la nacionalidad del accionariado» de una firma «no es lo más importante» y que se deben respetar las «decisiones de empresas privadas».