Francia estudia sancionar a Marks & Spencer después de que éste anunciara el cierre de sus tiendas en ese país

PARÍS. Efe
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El primer ministro francés, el socialista Lionel Jospin, anunció ayer que está estudiando la adopción de sanciones contra el grupo británico Marks & Spencer por la decisión de cierre de sus centros comerciales en Francia, al tiempo que advirtió al grupo galo Danone que deberá asumir sus responsabilidades sociales derivadas de su decisión.

Jospin, que está «impresionado» por el anuncio el pasado jueves del cierre de los dieciocho centros que Marks & Spencer tiene en Francia y dos fábricas de galletas de Danone, señaló que comprende «el enfado de los trabajadores».

«El caso de Marks & Spencer es especialmente inaceptable» y «debe ser sancionado», subrayó Jospin, al terminó de una reunión celebrada este sábado con todo su Gobierno.

En Francia «hay reglas y no fueron respetadas» por el grupo británico, ya que «los trabajadores y responsables» de los dieciocho centros comerciales en Francia «se enteraron al mismo tiempo que la prensa en Londres y la bolsa por un simple e-mail», señaló el primer ministro francés.

Hizo hincapié en que «los empleados que han dado vida al grupo y han enriquecido a sus accionistas deben ser tratados de otra forma. Esos comportamientos deben ser sancionados».

En ese sentido, recordó que, en Francia, «el comité de trabajadores de una empresa tiene que ser informado con antelación de cualquier actuación empresarial» y, por tanto, sugirió que «las organizaciones sindicales podrán presentar sus demandes ante la justicia».

Por su parte, indicó que ha encargado una investigación al Ministerio de Empleo sobre las supresiones de puestos de trabajo que «debería derivar en los próximos días en la señalización por el fiscal de una delito obstrucción por parte de la dirección francesa» del grupo, que no informó ni a los sindicatos ni al comité de empresa.

La filial francesa del grupo británico emplea a 1.700 personas, de las cuales 114 trabajan en su sede parisiense y el resto se reparten en los 18 centros comerciales: 9 en París y los otros en Burdeos, Estrasburgo, Lille, Lyon, Marsella, Nantes, Niza, Reims y Toulouse.

La primera tienda del grupo británico en Francia fue inaugurada en París en 1975, en el bulevar Haussmann, y su cierre se producirá a pesar de que hace varios mese se iniciaron obras de ampliación.

Además de esos 18 establecimientos con la marca Marks & Spencer, la compañía cerrará también una boutique de lencería de MSL que tiene en una avenida de tiendas de lujo de la capital francesa. En total, el grupo cerrará 38 centros en toda Europa.